La trampa mortal de las Ataduras Emocionales…

31841728_1913527332272887_6277460728806899712_n

Compartido en Fb por https://www.facebook.com/profile.php?id=100008469164562

La trampa mortal de las Ataduras Emocionales…

Todos en nuestra vida hemos estado expuestos a situaciones en las que simplemente queremos soltar, sentimos que necesitamos un cambio y queremos dar un salto para transformar nuestra realidad, bien sea, terminando con una relación sentimental, independizándonos de nuestras familias primarias o simplemente marcando límites con nuestros amigos o seres queridos, sin embargo, justo cuando estamos a punto de dejar en claro nuestra posición y tomar acciones, aparecen en nuestra mente un sinnúmero de “compromisos emocionales” que bloquean nuestra intención y nos invitan a replantearnos lo que queremos hacer.

QUÉ SON LAS ATADURAS O COMPROMISOS EMOCIONALES

Podemos llamar atadura emocional a todo compromiso que surge de haber recibido de alguien algo importante como la confianza, el cariño, el tiempo o incluso dinero, y por tanto, sentimos que a cambio de eso que nos brindaron, nosotros debemos retribuir de algún modo. Si bien es cierto que existe un placer profundo en dar y que uno de los principios de las relaciones sanas es la “reciprocidad” esta carece de valor cuando lo que se brinda ya no se hace con naturalidad si no por compromiso.

Hace algún tiempo una mujer maravillosa me consultó sobre la decisión de cambiar de empleo, ella, madre de 2 hijos con 40 años estaba muy inquieta porque en realidad deseaba cambiar de trabajo, necesitaba un giro en su vida y ya no era feliz con lo que estaba haciendo, sin embargo, en su corazón sentía que estaba en deuda con esa compañía que había confiado en ella y que la había apoyado por tantos años, y por lo tanto, no se decidía a renunciar. Su atadura emocional era tan fuerte que sentía que le “debía” a esta organización su permanencia, pese a que ya no era feliz. Poco a poco su cuerpo fue manifestando su insatisfacción, comenzó a enfermar y estuvo en licencia médica por una semana a causa de unas fuertes migrañas y una crisis nerviosa, en el proceso terapéutico logró comprender que la retribución a la organización ya había sido dada día tras día mediante su esfuerzo, sus logros y sus resultados, y que en realidad, ella no le debía tanto a nadie como a sí misma y a sus hijos y que tenía todo el derecho a tomar decisiones que la hicieran feliz, así, pudo renunciar a ese empleo sin ningún remordimiento y fabulosamente a las pocas semanas encontró un nuevo trabajo donde ahora es más feliz y plena que antes.

Estas deudas emocionales, ocurren en diferentes ámbitos de la vida, con mayor frecuencia, en las relaciones de pareja, donde por ejemplo, pese a que el amor real haya acabado, las personas continúan atadas por el compromiso porque consideran que le deben mucho a la otra persona, quien les entregó gran parte de su vida y que terminar la relación y dejarla, sería un especie de “desagradecimiento”, incluso en muchos casos, el sentimiento de deuda emocional se extiende también con las familias políticas, con los suegros o cuñados quienes han brindado una acogida inigualable por varios años, de esta manera, en el momento de tomar una decisión ya no solo se piensa en la deuda emocional con la pareja sino además a su familia, primando así el compromiso por encima del verdadero amor.

CÓMO LIBERARNOS DE ESTAS ATADURAS

Cuando el compromiso emocional es muy alto, lo recomendable es acompañarse de un profesional que oriente en el proceso de romper con las ideas y emociones limitantes y muchas veces irracionales, sin embargo, la base de este proceso radica en comprender tres cosas importantes:

1) Nadie obliga a nadie a dar afecto, tiempo, cuidados o amor.

Si un jefe, una pareja, un amigo, o tus padres, te brindaron algo especial, esto ocurrió porque así lo desearon, porque lo merecías y porque para ellos esa entrega debió proporcionar felicidad y plenitud. Si alguien te brindó algo para luego sacarlo en cara con frases como “te di los mejores años de mi vida” o “mira todo lo que he hecho por ti y así me pagas” posiblemente no se trate de amor sino de manipulación y chantaje, pues el amor real es desinteresado y se brinda por el placer de dar, no se condiciona a cambio de recibir compensaciones.

2) La vida es un constante cambio.

¿Quien puede juzgarte por cambiar de opinión, de intereses, o simplemente por querer experimentar cosas nuevas? ¿Quién no ha transformado sus ideas, cambiado sus perspectivas o realizado nuevas elecciones alguna vez? Lo que no se mueve “se muere”, nos renovamos todos los días, desde nuestras células hasta nuestras ideas y pensamientos, en eso consiste la vida, en aprender y en crecer, por lo tanto, tienes el derecho a elegir realizar transformaciones, a querer terminar relaciones, a tomar decisiones, a realizar ajustes, a poner límites, es totalmente normal que lo que antes te gustaba tal vez ahora no y eso se llama crecer, tienes derecho a solicitar tu espacio, a expresar tus ideas y a realizar todo lo que te conecte con tu plenitud, siempre y cuando con esto no invadas la libertad o traspases el respeto con el otro, puedes y debes elegir cómo vivir tu vida en plenitud, pues finalmente, nadie más va a vivirla por ti.

3) La reciprocidad solo tiene valor cuando es honesta y natural.

Si el afecto, la atención, los cuidados o cualquier cosa que estás dando es brindada desde el sentimiento de deuda, entonces carece de valor, en este caso ya no estaríamos hablando de reciprocidad si no de un “pago” o de un “compromiso. La otra persona no merece que retribuyas su amor, su confianza o su entrega de una manera falsa y vacía, piensa que finalmente terminarás haciéndole más daño a ella y a ti.

RECUERDA:

Tienes solo una vida, mereces disfrutarla en plenitud, tienes el poder de transformar tu realidad y el derecho de tomar decisiones, recuerda que eres responsable de tu propia felicidad al igual que los demás son responsables de la suya. Libérate del pesado yugo de creer que la felicidad de los otros está en tus manos y si alguien te dice que solo a tu lado puede ser feliz, entonces ten cuidado porque no estamos hablando de amor si no de apego, nadie tiene el poder de hacer feliz a nadie, podemos amar y disfrutar en compañía de otros, pero jamás debemos ceder el derecho a crear nuestra propia felicidad.

Libérate de las ataduras emocionales y ábrete a la plenitud de disfrutar tu vida en coherencia entre lo que piensas, sientes, dices y haces.
¡Un abrazo con amor!

Cortesia mariaelenabadillo.com

Fuente: Re-ConectandoTU Conciencia-🙏

Tecnología permite VER las emociones!

37675285_1851560811596948_7799106880877363200_nSaber sobre tu estado de salud, nivel de estrés o simplemente conocerte mejor…
Hay un tecnología que te lo muestra (en tiempo real) y le agregamos una explicación detallada que te permita vivir mejor!
Único equipo – por ahora – en Mar del Plata que te permite VER en la pantalla de la PC tu estado físico, mental, emocional y más… (Kirlian Digital)
TURNOS PARA AGOSTO – 223 5903587 – Messenger en “Thom Siklosi”

LA MAGIA DE LA TERNURA

Siempre he opinado que “cariño” no es lo mismo que Ternura…

y rescato donde dice: -“Es una emoción sutil, una mirada de asombro, un movimiento cálido unido para siempre al conjunto de los sentidos” –

Abrazo de Luz !!! Thom

>>>>>>>>>>>>>>>>><<<<<<<<<<<<<<<<

38248820_10212486475385335_7682442886079578112_n

 LA MAGIA DE LA TERNURA 

La ternura encierra tanta magia cuando se le da la oportunidad de manifestarse, que nos permite determinar lo maravilloso que es cuando se comparte, desafortunadamente no le damos la importancia que ella demanda, nos gusta que nos la manifiesten, pero nos cuesta mucho el compartirla.

Cada uno de acuerdo a un nivel espiritual y personal alcanzado y la cultivación que se ha hecho de ella saben lo que representa, especialmente cuando se comparte con los seres queridos.

Al respecto de ella, es como un movimiento que nos arrastra hacia un camino repleto de sensaciones y de sentimientos en los que se entremezclan la benevolencia, la aceptación, la calidez y el abandono, pero también la confianza, el estímulo, el asombro y los nuevos descubrimientos. Para seguir este camino, lo único que hay que hacer es abandonar nuestros miedos, dejar atrás los prejuicios y enfrentarnos a todo cuanto pueda depararnos. La ternura es el nacimiento hacia uno mismo, un nacimiento que nos permite penetrar en el maravilloso vientre de la existencia humana.

La ternura no es solamente algo físico. Es una emoción sutil, una mirada de asombro, un movimiento cálido unido para siempre al conjunto de los sentidos. La ternura posee un brillo propio.

Para nacer, la ternura necesita del silencio. El silencio que se crea cuando escuchamos lo que dice la otra persona o intentamos participar de sus vivencias y sentimientos. La ternura es algo dulce y lleno de confianza, que circula entre dos personas que se reciben mutuamente.

Definitivamente se nos dice, la ternura es el arte de “sentir” a la persona, al ser humano en su totalidad.
La ternura crea una atmósfera interior de armonía y comprensión mutua.

La ternura es eso que… vitaliza al viejo… duerme al niño… ¡y desarma al hombre!

 No descuide cultivarla, compartirla y DISFRUTAR DE SU MAGIA, de lo que es capaz de generar en felicidad 

 

Compartido por María Julieta Zoratti en FB

The Dark Side of LED Lighting

bulb

El lado oscuro de la iluminación LED

Mientras que los LED (diodos emisores de luz) son hasta un 95 por ciento más eficientes que las bombillas incandescentes, estamos pagando esos ahorros con nuestra salud.

Un médico y profesor de la Universidad de Wismar en Alemania, Alexander Wunsch es un consultor internacional para los gobiernos, las instalaciones médicas y la industria de la iluminación.

Su mensaje, aunque a menudo ignorado, es claro: la luz azul, aislada de todos los otros colores en el espectro de luz, está dañando nuestras retinas y alterando nuestros sistemas endocrinos, lo que resulta en todo tipo de enfermedades físicas y mentales.

No es un mensaje que la industria del LED, los gobiernos que buscan reducir las emisiones de carbono, o los consumidores que están ahorrando dinero en electricidad quieran escuchar. Pero, como dice este informe de la Escuela de Medicina de Harvard, está “respaldado por un estudio tras otro”.

Para leer más, ir al siguiente enlace:

https://returntonow.net/2017/11/15/dark-side-led-lighting/

 

HERMANO CUERPO

34533804_920986428073668_8975933606518063104_n

HERMANO CUERPO

No soy tú: yo era antes de que él fueras concebido. Yo seguiré siendo cuando en ti haya cesado su último latido. Mi casa de carne: aquí estoy, en ti. Te he maltratado por ser ignorante. Te he subido en estrechos ascensores, te he hecho bajar por apretadas escaleras, te he dado de comer lo que el sistema vende y con lo que te enferma y te mata. Te he mirado al espejo y te he criticado con la impiedad más incisiva de la que he sido capaz.

San Francisco de Asís cuando estaba muriendo, ciego, mal cuidado de sí, con el cuerpo corroído, le pidió perdón y le llamó “Hermano Cuerpo”. Hermano Cuerpo: yo también te pido perdón. Te exigí lo que nunca jamás habría exigido a animal alguno. Con cuánta brutalidad nos han engañado respecto de ti!

Amo a los animales de este planeta con el más puro afecto, el más inocente. Los cuido, trabajo por ellos, defiendo sus derechos y recojo al que esté abandonado. Sin embargo, he tardado décadas en comprender que tenía que amar al animal más cercano: a ti (mamífero que me llevas a vivir la experiencia humana). Hermano cuerpo: ya hace mucho que somos amigos.

Y vas envejeciendo y así te amo. Y me dueles y así te amo. Y puedes menos que antes pero así te amo. Y cuando me vaya de ti mi conciencia inmortal recorrerá cada uno de tus órganos, cada célula, cada átomo, y me despediré de ti ya no teniendo que pedirte perdón, pues hoy te cuido. Ya no teniendo que pedirte perdón, pues hoy te amo. Me despediré de ti diciéndote con toda el alma la palabra “GRACIAS”, por haberme hecho tu huésped cada día, regalándome tu cerebro para pensar, tu corazón para sentir, tus brazos para abrazar, tus piernas para andar este mundo que celebraré haber habitado.

Que nuestra amistad siga hasta el último día. Te seré leal en cada gesto, querido Hermano Cuerpo. Te seré leal como leal me has sido todos estos años, a pesar de mi ignorancia. Aquí vamos, juntos, a celebrar la vida.

Virginia Gawel

Gracias Julieta Zoratti por compartirlo de una publicación de Sylvia Beatriz para Universidad GAIA !