La trampa mortal de las Ataduras Emocionales…

31841728_1913527332272887_6277460728806899712_n

Compartido en Fb por https://www.facebook.com/profile.php?id=100008469164562

La trampa mortal de las Ataduras Emocionales…

Todos en nuestra vida hemos estado expuestos a situaciones en las que simplemente queremos soltar, sentimos que necesitamos un cambio y queremos dar un salto para transformar nuestra realidad, bien sea, terminando con una relación sentimental, independizándonos de nuestras familias primarias o simplemente marcando límites con nuestros amigos o seres queridos, sin embargo, justo cuando estamos a punto de dejar en claro nuestra posición y tomar acciones, aparecen en nuestra mente un sinnúmero de “compromisos emocionales” que bloquean nuestra intención y nos invitan a replantearnos lo que queremos hacer.

QUÉ SON LAS ATADURAS O COMPROMISOS EMOCIONALES

Podemos llamar atadura emocional a todo compromiso que surge de haber recibido de alguien algo importante como la confianza, el cariño, el tiempo o incluso dinero, y por tanto, sentimos que a cambio de eso que nos brindaron, nosotros debemos retribuir de algún modo. Si bien es cierto que existe un placer profundo en dar y que uno de los principios de las relaciones sanas es la “reciprocidad” esta carece de valor cuando lo que se brinda ya no se hace con naturalidad si no por compromiso.

Hace algún tiempo una mujer maravillosa me consultó sobre la decisión de cambiar de empleo, ella, madre de 2 hijos con 40 años estaba muy inquieta porque en realidad deseaba cambiar de trabajo, necesitaba un giro en su vida y ya no era feliz con lo que estaba haciendo, sin embargo, en su corazón sentía que estaba en deuda con esa compañía que había confiado en ella y que la había apoyado por tantos años, y por lo tanto, no se decidía a renunciar. Su atadura emocional era tan fuerte que sentía que le “debía” a esta organización su permanencia, pese a que ya no era feliz. Poco a poco su cuerpo fue manifestando su insatisfacción, comenzó a enfermar y estuvo en licencia médica por una semana a causa de unas fuertes migrañas y una crisis nerviosa, en el proceso terapéutico logró comprender que la retribución a la organización ya había sido dada día tras día mediante su esfuerzo, sus logros y sus resultados, y que en realidad, ella no le debía tanto a nadie como a sí misma y a sus hijos y que tenía todo el derecho a tomar decisiones que la hicieran feliz, así, pudo renunciar a ese empleo sin ningún remordimiento y fabulosamente a las pocas semanas encontró un nuevo trabajo donde ahora es más feliz y plena que antes.

Estas deudas emocionales, ocurren en diferentes ámbitos de la vida, con mayor frecuencia, en las relaciones de pareja, donde por ejemplo, pese a que el amor real haya acabado, las personas continúan atadas por el compromiso porque consideran que le deben mucho a la otra persona, quien les entregó gran parte de su vida y que terminar la relación y dejarla, sería un especie de “desagradecimiento”, incluso en muchos casos, el sentimiento de deuda emocional se extiende también con las familias políticas, con los suegros o cuñados quienes han brindado una acogida inigualable por varios años, de esta manera, en el momento de tomar una decisión ya no solo se piensa en la deuda emocional con la pareja sino además a su familia, primando así el compromiso por encima del verdadero amor.

CÓMO LIBERARNOS DE ESTAS ATADURAS

Cuando el compromiso emocional es muy alto, lo recomendable es acompañarse de un profesional que oriente en el proceso de romper con las ideas y emociones limitantes y muchas veces irracionales, sin embargo, la base de este proceso radica en comprender tres cosas importantes:

1) Nadie obliga a nadie a dar afecto, tiempo, cuidados o amor.

Si un jefe, una pareja, un amigo, o tus padres, te brindaron algo especial, esto ocurrió porque así lo desearon, porque lo merecías y porque para ellos esa entrega debió proporcionar felicidad y plenitud. Si alguien te brindó algo para luego sacarlo en cara con frases como “te di los mejores años de mi vida” o “mira todo lo que he hecho por ti y así me pagas” posiblemente no se trate de amor sino de manipulación y chantaje, pues el amor real es desinteresado y se brinda por el placer de dar, no se condiciona a cambio de recibir compensaciones.

2) La vida es un constante cambio.

¿Quien puede juzgarte por cambiar de opinión, de intereses, o simplemente por querer experimentar cosas nuevas? ¿Quién no ha transformado sus ideas, cambiado sus perspectivas o realizado nuevas elecciones alguna vez? Lo que no se mueve “se muere”, nos renovamos todos los días, desde nuestras células hasta nuestras ideas y pensamientos, en eso consiste la vida, en aprender y en crecer, por lo tanto, tienes el derecho a elegir realizar transformaciones, a querer terminar relaciones, a tomar decisiones, a realizar ajustes, a poner límites, es totalmente normal que lo que antes te gustaba tal vez ahora no y eso se llama crecer, tienes derecho a solicitar tu espacio, a expresar tus ideas y a realizar todo lo que te conecte con tu plenitud, siempre y cuando con esto no invadas la libertad o traspases el respeto con el otro, puedes y debes elegir cómo vivir tu vida en plenitud, pues finalmente, nadie más va a vivirla por ti.

3) La reciprocidad solo tiene valor cuando es honesta y natural.

Si el afecto, la atención, los cuidados o cualquier cosa que estás dando es brindada desde el sentimiento de deuda, entonces carece de valor, en este caso ya no estaríamos hablando de reciprocidad si no de un “pago” o de un “compromiso. La otra persona no merece que retribuyas su amor, su confianza o su entrega de una manera falsa y vacía, piensa que finalmente terminarás haciéndole más daño a ella y a ti.

RECUERDA:

Tienes solo una vida, mereces disfrutarla en plenitud, tienes el poder de transformar tu realidad y el derecho de tomar decisiones, recuerda que eres responsable de tu propia felicidad al igual que los demás son responsables de la suya. Libérate del pesado yugo de creer que la felicidad de los otros está en tus manos y si alguien te dice que solo a tu lado puede ser feliz, entonces ten cuidado porque no estamos hablando de amor si no de apego, nadie tiene el poder de hacer feliz a nadie, podemos amar y disfrutar en compañía de otros, pero jamás debemos ceder el derecho a crear nuestra propia felicidad.

Libérate de las ataduras emocionales y ábrete a la plenitud de disfrutar tu vida en coherencia entre lo que piensas, sientes, dices y haces.
¡Un abrazo con amor!

Cortesia mariaelenabadillo.com

Fuente: Re-ConectandoTU Conciencia-🙏

¿CÓMO PUEDO APLICAR LA BIODESCODIFICACIÓN EN MÍ?

Publicado por Elizabeth Romero Sánchez para Fb

https://www.facebook.com/ElizabethRomeroS

¿CÓMO PUEDO APLICAR LA BIODESCODIFICACIÓN EN MÍ?
Si bien la metodología de la Biodescodificación es algo compleja, es una gran noticia saber que nosotros mismos podernos aplicarla para nuestro bien.
La Biodescodificación no es un diccionario de significados no. La biodescodificación es un proceso, a veces largo, al que deberemos estar dispuestos a ingresar y dispuestos, sobre todo, a mantener a lo largo de nuestra vida. Es un cambio de mentalidad, es un cambio de actitudes, es un cambio de creencias y de costumbres.
Una gran mayoría de la población desconoce siquiera su existencia, otro gran porcentaje de la población se ríe de ella, pero finalmente lo único importante, es que es la mejor forma de sanarse uno mismo y para muestra, la enorme cantidad de seguidores y practicantes que la han comprobado.
Empecemos pues con esta pequeña zambullida al conocimiento práctico de la biodescodificación. Las personas que desean conocer más sobre las bases científicas de la misma, seguramente se darán el tiempo para investigar más, leer más o estudiarla. Eso ya depende de cada uno.
Pues bien, empecemos por explicar que las enfermedades no existen.
Calma, que voy a continuar.
Lo que la mayoría de las personas conocemos como enfermedades, resultan ser más bien síntomas.
Y la única función del síntoma, es decirnos que algo hemos procesado mal en nuestra vida, que nos hemos equivocado en algo, que no hemos sabido superar algo, etc.
Es una creencia limitante autonombrarnos “enfermos”.
Crecemos creyendo y pensando que tendremos diabetes, porque en la familia todos son diabéticos.
Crecemos creyendo que moriremos de un infarto porque el padre y el abuelo han muerto de infarto.
Crecemos creyendo que somos obesos, porque la madre y la abuela lo son.
Crecemos creyendo que si fumamos nos da cáncer de pulmón.
Crecemos creyendo que si me dio gripa es porque tomé una bebida fría o me mojé.
Y el primer paso que deberemos dar para utilizar la biodescodificación en nosotros, es dejar de lado estas y otras tantas creencias que nos han impuesto por generaciones y generaciones.
Una vez que hemos dejado de creer y pensar que algo ajenos a nosotros puede enfermarnos, tendremos la base principal de la sanación y es ahí cuando comienza la gran aventura de la biodescodificación. Porque sin esa basura mental, seremos totalmente capaces de razonar.
Cuando yo presento un síntoma, sea cual sea, deberé regalarme unos minutos para pensar, recordar y analizar qué sucedió en mi vida justo antes de presentarlo, de tal manera que yo haga un razonamiento como el ejemplo que sigue:
Hombre 28 años.
Síntoma: Bronquitis y Fiebre durante 4 días.
¿Qué debe analizar?
Primero, la fecha en que comenzó el síntoma, las molestias: Lunes 15 de mayo
Bien, ya tenemos clara la fecha, ahora prosigamos con inteligencia y repasemos lo que hayamos vivido desde 7 días antes:
El hombre dice:
“- El lunes 8 de mayo yo estaba bien, fui a trabajar normal y no paso nada extraordinario.
– El martes 9 de mayo me desperté tarde y llegue tarde al trabajo, mi jefe me regañó y me quitó mi hora de comida.
– El miércoles 10 de mayo, salimos a comer con mi familia por ser el día de la madre, comimos a gusto, reímos y me desvelé un poco, todavía me quedé viendo la televisión un rato.
– El jueves 11 de mayo, fue un día cansado, aburrido y por la tarde fui con unos amigos a tomar unas cervezas.
– El viernes 12 de mayo mi novia pasó a recogerme a la salida del trabajo y fuimos al cine y a cenar, ella estaba molesta porque demoré en salir más de media hora y ya estaba desesperada.
– El sábado 13 de mayo, me levanté tarde, me quedé a dormir anoche en casa de mi novia y la pasamos muy bien, a medio día fuimos a comer y pasamos a visitar a sus papás, su padre me preguntó que para cuando nos casaríamos, siempre me ataca con ese tema, ya me está hartando.
– El domingo 14 de mayo fui a comer a casa de la abuela, es una reunión tediosa porque es todos los domingos, siempre están mis tíos, mis primos, mis padres, mis hermanos, es la locura, todos hablan de todo, me vuelven loco, hubiera preferido quedarme a ver el futbol en mi casa, pero mi mamá siempre me dice que la familia es primero.
Todo normal! No pasó nada extraordinario, no entiendo por qué me dio bronquitis….”
¿Ahora bien, ya tenemos un análisis de las situaciones vividas días antes del síntoma cierto?
Y es aquí, justo en este momento, en que el significado de la bronquitis hay que revisar:
Bronquitis: “Ira por algo que no dije, molestia, irritación por algo que me dijeron o que dijeron de mi”.
Y las pregunta obligadas:
¿Qué no dije previo al síntoma en esos días previos?
¿Qué emoción no fui capaz de expresar en voz alta?
¿Qué emoción o emociones me guardé?
Y tenemos varias opciones:
– “Mi jefe me regañó, no dije nada, capaz que me corre”.
– “Mi novia se desespera por esperarme media hora más y no digo nada, capaz que se hace el pleito grande”.
– “Mi suegro me vuelve a preguntar que para cuándo la boda, por respeto no le digo que ya me hartó, que preferiría dejar a su hija que casarme, viejo loco, ya no lo soporto”.
– “Mi mamá me obliga a ir a la comida de los domingos y por eso siempre voy”.
¿Cual de todas las emociones negativas vividas en esos días previos fue capaz de provocarme bronquitis y fiebre?
Respuesta: Todas pueden serlo.
Estará en mí “sentir” cual de todas ellas me “llega” más.
Cual de todos estos acontecimientos me provoca enojo o ira real e intensa.
Y aquí es en donde entra la “magia” de la Biodescodificación, porque en cuanto el subconsciente detecta la emoción y la circunstancia que nos provocó el síntoma, éste desaparece o bien, comienza a desaparecer.
Entonces, si la bronquitis me iba a durar una semana o más, tal vez me dure sólo 2 o 3 días.
Por supuesto, que hay todo tipo de síntomas y no en todos los casos las emociones son de uno mismo, muchas veces las heredamos de familiares, las repetimos y esos temas ya son más complicados pues requieren un estudio del árbol genealógico, y del proyecto sentido que nos haya impreso nuestra madre ó padre al concebirnos.
Cuando el síntoma es grave, entonces deberemos regresarnos de un año a 6 meses antes de haber sido diagnosticados, y deberemos buscar un drama en realidad fuerte. Una situación emocional que realmente nos haya hecho sentir “destruidos”, incapaces de soportarlo, o sobrellevarlo.
Y claro está, una situación en la que no hayamos podido expresar en voz alta lo que en realidad sentíamos.
Por ejemplo:
Mujer con cáncer de hígado de 56 años.
Diagnosticada en marzo de 2002
Recuerden, nos deberemos regresar un año:
La mujer narra:
– Marzo de 2001, todo estaba normal, mi marido trabajando, mis hijos en la universidad, todo normal.
– Abril de 2001, mi hijo falla en su examen de manejo y debemos pagar nuevamente el curso completo.
– Mayo del 2001, mi esposo decide jubilarse, comenzamos a salir más y a convivir más tiempo.
– Junio del 2001, mi hija nos presenta a su novio, se ve buen muchacho, todo sigue bien.
– Julio del 2001, mi hermana me avisa que su esposo la engañó y que van a divorciarse, me duele.
– Agosto del 2001, descubrimos que la muchacha de la limpieza robaba las joyas de mi hija, la corrimos.
– Septiembre del 2001, mi esposo, decide remodelar el baño y la cochera, hay mucho polvo en la casa y creo que eso me hará daño.
– Octubre de 2001, Mi hija se fue de la casa, dejó la escuela, huyó con el novio, bueno para nada, infeliz, no terminaron de estudiar, seguramente está embarazada, no se ha comunicado.
– Noviembre de 2001, Muere mi madre, qué dolor tan grande, lloro todo el día, la extraño, mi madre, no puedo vivir sin ella.
– Diciembre de 2001, Mi hija se comunicó, dice que ya no regresará, que no está embarazada y que ama a su novio, que la están pasando mal y que viven en un cuartito de azotea, que su novio está buscando trabajo.
– Enero de 2002, Año nuevo, sin mi hija, la segunda semana atropellaron al perro, mi hijo está destrozado, me duele verlo sufrir así.
– Febrero de 2002, Por fin terminaron de remodelar, todo está tranquilo.
-Marzo de 2002, me detectan cáncer de hígado.
Todo normal! No pasó nada extraordinario, no entiendo por qué me dio cáncer de hígado….”
¿Ahora bien, ya tenemos un análisis de las situaciones vividas días antes del síntoma cierto?
Y es aquí, justo en este momento, en que el significado del cáncer de hígado hay que revisar:
Cáncer de Hígado: “Alguien se muere de hambre en la familia, yo muero de hambre, temor a morir de hambre”.
Y las pregunta obligadas:
¿Qué conflicto emocional relacionado con hambre o morir de hambre viví en los meses previos?
¿Qué emoción no fui capaz de expresar en voz alta?
¿Qué emoción o emociones me guardé?
Y como la biodescodificación es concreta, no hay más que 1 respuesta:
– “Mi hija se fue con un estudiante desempleado y seguro morirá de hambre”.
No es la falla del hijo ni los gastos por el nuevo curso de manejo.
No fue el polvo de la remodelación.
No fue la muerte de la madre
No fue la muerte del perro.
No fue el dolor de su hijo.
No fue la hermana que se divorcia.
La huída de la hija con ese novio provocó gran dolor en la madre, que como proveedora y protectora sufre de un miedo atroz a que su hija muera de hambre, y le duele saber que nunca regresará. Es un momento impactante, ella intenta mantenerse cuerda, coherente, segura, firme, y se calla su miedo. El esposo expresa que allá la hija y sus decisiones, que deberán respetarla, por lo tanto, esta mujer jamás expresa en voz alta el terror emocional que está viviendo por la decisión de su hija, y es cuando desarrolla el cáncer.
Una vez detectada la causa, la mujer, a solas, grita y expresa su dolor, maldice a su hija por su decisión, grita lo mucho que odia al novio y llora a mares expresando lo mucho que le duele el que su hija se haya ido así, por fin expresa lo que durante meses calló, El cáncer automáticamente detiene su avance, la mujer ha hecho consciente y liberado su dolor y los tratamientos se vuelven altamente efectivos y el período de recuperación mucho más corto.
Seguramente con estos dos ejemplos, podrán comprender aún más cómo funciona la biodescodificación, pronto seguiremos platicando del tema.
Akasha Sanación Integral – Elizabeth Romero Sánchez

10952583_866450626748381_3650844330825609483_n

LOS SECRETOS EN LA FAMILIA

29243635_1788175617943975_5714173904381477171_n
Descodificación de las enfermedades

Elizabeth Romero Sánchez
LOS SECRETOS EN LA FAMILIA

Segura estoy de que en todas las familias se ocultan secretos. Algunos como pequeños detalles sin importancia, cosas como: “no le digas a tu hermano que te compré el caramelo que te gusta”.
A veces, un secreto más grande: “que nadie jamás se entere de que ese hijo que tendrás es de tu padre”.

Hay secretos que ya desde que se planean, encierran emociones.
Dolor, vergüenza y un sin número de impactos dramáticos que tarde o temprano, en las siguientes generaciones, podrían provocar patologías importantes.

Mucho del funcionamiento de los secretos dentro de las familias, fue analizado y estudiado por varios autores en su mayoría europeos, que han aportado conocimientos a la Biodescodificación.
Básicamente, Anne Ancelin Schutzenberger fue la gran autora que con su libro “Ay mis Ancestros”, también conocido como “Ay mis Abuelos”, profundizó en estos temas descubriendo, comprobando y aportando muchísimos elementos importantes a observar o a buscar dentro de un árbol genealógico para ser resueltos.

Son estos secretos los que nos programan para ser vulnerables ante ciertas vivencias o experiencias en la vida. Nos programan para tener esa debilidad, ese miedo, ese defecto y por supuesto, caer, enfermar y padecer. Todo de manera inconsciente.
Esa emoción que ya en su momento ha vivido nuestro ancestro. Esa vivencia dolorosa, oculta, acallada y prohibida es lo que llega a nosotros en las mismas células con las que somos concebidos.

Esa vivencia del pasado, esa vivencia de otras generaciones, podemos heredarla como una programación oculta de: “miedo a vivir cierta historia específica”, “alergia a ciertos ambientes o climas específicos”, “sentirme poca cosa”, etc.

Los secretos guardados por generaciones anteriores, caen entonces sobre nosotros con toda su fuerza. Como si fuéramos nosotros los que estamos padeciendo aquello que se ocultó en su momento.
Y casi siempre, son temáticas específicas las que se van heredando, repitiendo, pagando.

– Historias Sexuales: Incestos, tocamientos, infidelidades, violaciones, homofobias.
– Historias Reproductivas: Abortos, Hijos no reconocidos, Hijos de otro padre que no es el marido, hijos adoptados o regalados.
– Historias de Violencia: Asesinatos, Torturas, Golpes y Maltrato.
– Historias Ilegales: Robos, Fraudes, Herencia.

Historias que en su momento se vivieron y padecieron. Historias que en su momento, conocieron sólo unos cuantos. Historias de las que se ha prohibido en su tiempo, hablar o pregonar. Silencios forzados
Estos secretos son cosas de las cuales no se debe hablar, no hay que decirlas ni escucharlas. Mucho menos, comunicarlas a las generaciones siguientes.
¿Y si se vivió un secreto en generaciones pasadas, anteriores a mí, cómo puedo saberlo? ¿Cómo puedo solucionarlo y evitar que me afecte o a mi familia?

Si bien se ha tratado de encontrar un patrón lógico o repetitivo que de pie a confirmar científicamente la vivencia de secretos, de tener ya una constante específica, no ha sido posible.

Se han tomado datos, se ha intentado llevar una estadística y tan sólo se ha llegado a la conclusión, de que esta es otra “parte de la Biodescodificación”, que logra combinarse con “lo energético”, con “lo espiritual”, con la física cuántica y con los sentidos.
Es algo así como hablar de la reencarnación. Puede intentarse comprobarla, puede uno experimentar vivencias a través de la Hipnosis, pero la ciencia no tiene las herramientas ni la manera de comprobarla.
Es algo que “se siente”, es algo que “se vibra”, es algo que simplemente “nos resuena” y es con ello que se trabaja.

Por ejemplo, se habla de historias en las que niños, alumnos normales y comunes de una escuela, justo en las clases de matemáticas, al comenzar a estudiar las variables y las ecuaciones con la letra “X”, parecieran “sentir” una emoción particular de curiosidad por “averiguar lo “oculto”.
Es como si el niño al ver la letra X, sintiera una angustia, una distracción de la clase, un bloqueo que lo hace “viajar” con la mente emocional. Como si algo intangible le indicara a ese niño que esa “X” es algo que él debe buscar en su familia.
Sin embargo, no hay una teoría verificable de esto e incluso, no existe ningún síntoma o enfermedad específica que nos exprese claramente, si hay secretos en la familia o cuáles son y quién los vivió en las generaciones anteriores a la nuestra.

Pero el inconsciente no engaña. El inconsciente no puede “inventar”. El inconsciente lo sabe todo y es ahí en donde debemos poner atención. Y si sabemos que en toda una familia puede vibrar un “inconsciente colectivo” y traspasar generaciones, hay que parar las orejas y revisar cada asunto extraño que nos llegue como “presentimiento”.

– Esas sensaciones extrañas en donde “presentimos”, que nuestro abuelo oculta algo.
– Esas sensaciones extrañas en donde “sentimos” que cada que se platica del tatarabuelo algo sucede que pareciera que todos callan.
– Esa tristeza o miedo que sentimos al pensar en un embarazo que termine mal y que hasta lleguemos a angustiarnos pensando que seguramente alguien más en la familia ya lo sufrió pero no lo dicen.
– Esa idea que tenemos desde pequeños, de que “hay algo que no me quieren decir” en la familia.

A todas esas “sensaciones” hay que prestar atención.
Porque todas esas sensaciones, presentimientos, “latidas” de que hay algo raro en la familia, de que hay algo que no me cuadra, sólo las sentiré yo. Que soy el heredero o heredera de ese ancestro. Sólo me afectará a mí, que soy “doble” de ese ancestro. Y lo mejor, es que en mi inconsciente sí está dicha información y vivencia, y es por ello que sé que hay algo raro, algo escondido.

Porque lo que sí se ha comprobado en Biodescodificación, es el hecho de que todo Árbol Genealógico buscará por todos los medios que las historias se repitan, que sigamos y sigamos padeciendo de lo mismo e incluso, que emparentemos con las personas específicas que faciliten la repetición de dramas.
Es por ello que si venimos de generaciones y generaciones de mujeres maltratadas, siempre emparentaremos con familias iguales e incluso, únicamente nos enamoraremos de hombres maltratadores si somos mujeres o de mujeres que se dejen maltratar si somos hombres.
Jamás emparentaremos con una familia que viva distinto, no nos llamará la atención.
Porque nuestro inconsciente busca “repetir” dramas y para ello, sólo buscaremos afuera, lo que requerimos para continuarlos. El Árbol por sí mismo, no busca cambiar o mejorar o sanar. El Árbol busca repetir, continuar igual.

Y aunque no haya ciencia alguna que pueda publicar una teoría específica para los secretos familiares, tenemos la experiencia de las consultas que poco a poco, llevan a cualquier Biodescodificador a encontrar patrones que repiten y que nos llevan a secretos. A encontrar que “siempre que hay esto” es que “ha ocurrido esto”. Y con ello se trabaja.

Es así que podemos concluir que sí hay patrones específicos que nos permiten localizar al ancestro causante. A aquel familiar de otra generación anterior que haya vivido algo que se ocultó.
Son vivencias del pasado, que ocasionan en nosotros emociones inexplicables. Reacciones precisas o puntuales, cosas como:

– “Yo nunca he manejado, tengo miedo a manejar, por más que lo intento no sé manejar”.
Y, en base a esto que ha expresado la persona, se busca a aquel muerto en un accidente, ya sea porque iba manejando o porque fue lastimado por alguien que manejaba, hecho que la familia pareciera ocultar.

Pero nadie en su familia “sabe nada”. Nadie habla de eso. Nadie recuerda y nadie tiene datos.
Es el árbol, la observación del árbol, fechas, profesiones e historias de vida, que se llega al secreto.
Que se llega al culpable, al doble de la persona que no maneja, liberándolo de ese miedo.

– “Yo siempre tuve la idea de formar una familia, pero justo a los 19 años, esa idea cambio radicalmente, ahora no quiero casarme, no quiero tener hijos, quiero dedicarme a trabajar solamente”.
Y, lo mismo, en base a esto se busca a aquella persona en la familia que más o menos o justo a los 19 años, vivió algo dramático en asuntos de amores o pareja que se ocultó en la familia.

Nadie en la familia “sabe nada”. Nadie habla de eso. Nadie recuerda y nadie tiene datos.
Es el árbol, la observación del árbol, fechas, vidas de pareja, vidas reproductivas e historias de vida, que se llega al secreto. Que se llega al culpable, al doble de la persona que de pronto ya no quiere lo que antes anhelaba. Que ya no quiere pareja ni hijos, liberándolo o liberándola de ese miedo.

Otro detalle que puede “indicarnos que hay algo oculto”, son las reacciones de las personas en consulta:

– No quieren hablar de un tema en específico.
– Tiene bloqueado u olvidado un período de tiempo específico de su vida.
– Lloran de pronto ante alguna palabra o idea del Biodescodificador.
– Se enojan o estallan exageradamente ante una idea específica planteada por el Biodescodificador.

Y es que se tocan fibras emocionales en las consultas. Y tocar al subconsciente, justo donde más le duele, es la pista a seguir.
Del mismo modo se deben revisar reacciones exageradas: risas, llanto, tristeza, dolor, ira.

Personas que en la misma consulta dicen cosas como:

– ¡Me enteré de algo muy gordo en mi familia, de película, increíblemente doloroso!
Y cuando lo platica o explica, realmente no lo es tanto. Eso es una pista entonces, de que esa persona “resuena” con esa historia y que ese es el camino.

– ¡No sabes cómo lloré cuando supe tal o cual cosa de mi familia, es dramático, desgarrador, para morirse!
Y cuando lo platica, realmente no es nada ni para parpadear siquiera. Por lo tanto, es una pista entonces, porque la persona “resiente” el dolor del ancestro que sufrió la historia.

Así, los secretos que permanecieron muy ocultos durante dos o tres generaciones, vienen a esta generación a afectar justo a la persona que lo resolverá.
Personas comunes que viven su día a día, sintiendo que tienen que hacer las cosas porque “tienen” que hacerlas a pesar de que ellos no lo entiendan, no lo quieran o no lo disfruten hacer.
Personas que no pueden controlar sus emociones o reacciones, que basan su vida en su emoción, por lo que si hoy amanecieron tranquilas o pacíficas, es un buen día y si amanecen de malas es un pésimo día, sin razonar o poder controlar que son ellos los que determinan sus emociones.
Como si sus emociones tuvieran el mando o el control y ellos sólo obedecieran cual robots.

Nuevamente, el Árbol Genealógico es primordial para hacer un trabajo más completo y mejor.
Si sólo se tienen datos de los padres, tenemos sólo el 35% de la historia familiar. Si ya contamos con la información de los abuelos, tenemos ya un 50% de la historia familiar. Si por suerte tenemos información de los bisabuelos, hurra! Ya contamos entonces con el 75% de la historia familiar y ni qué decir si ya contamos con los datos de los tatarabuelos, eso sí es la gloria. Porque saber y conocer la historia de los tatarabuelos nos da el 100% de la información.

Si no hay árbol, ni le busques, una sesión de Biodescodificación no es para ti.
Porque para poder llegar al subconsciente sin datos, la única opción será todo tipo de terapia que pueda abrir dicho subconsciente y hallar lo sucedido, la Hipnosis, las Constelaciones Familiares, la meditación profunda. Porque sólo será útil aquella técnica que permita “conocer” el drama vivido, el secreto guardado. Visualizarlo, sentirlo, revivirlo.
Entonces a la hora de buscar secretos, hechos vividos por ancestros, de nada nos sirve sólo tener datos de nuestros padres y que además, ellos nos digan digan “no saber nada” y “no recordar nada”.
Si no hay datos y fechas de un árbol genealógico para revisar y analizar, la Biodescodificación no tiene caso. Mejor ir directamente a una Terapia que sí nos lleve a encontrar ese secreto, esa clave.

Al seguir la pista emocional de aquello que le preocupa a la persona, al seguir la pista de su reacción exagerada o incontrolable, es posible abrir ese subconsciente y dirigirlo hacia la verdad ocurrida.

Pero no crean ni por un segundo, que liberarse de un secreto familiar es algo “fabulosamente tremendo” o algo que mágicamente vendrá a liberarnos sin que hagamos nada. Es como cuando de niños, pensamos que al cumplir 15 años y los 18 años o los 21 años, mágicamente la vida será diferente para venir a descubrir que ese día no pasó nada y seguimos igual.
Lo mismo es “enterarse de lo que pasó en el árbol”. No pasa nada mágico.

Saber o descubrir aquel secreto o aquel drama vivido por nuestros ancestros, sólo nos hace tener que tomar conciencia, entender, saber, poder razonar, que “esa historia no es nuestra”.
Razonar ahora sí que esos ataques de miedo a manejar, que aquel rechazo a formar una familia, que aquella tristeza que a veces sentimos al despertar no está por encima de nuestras capacidades físicas, mentales y/o emocionales. Ni sobre nuestra capacidad de empoderarnos, cambiar y salir adelante.

Una vez que la persona, ha entrado en su subconsciente ya sea con hipnosis o constelaciones o meditación y ha descubierto el secreto, lo mejor es saber que puede ahora sí, decir a todo pulmón y en voz alta: ESO NO ES MIO.
Yo no soy aquel o aquella que vivió tal cosa, mi vida es otra y hoy dejo de padecerlo.

Cosa que hasta antes de entrar a su subconsciente era imposible, porque “no estaba seguro”.

¿Entonces hablar en voz alta me libera?

Sí, siempre, porque nuestro subconsciente, el subconsciente de todos nosotros, reacciona ante nuestros pensamientos y también ante nuestras palabras.
Y el hecho de descubrir lo ocurrido y liberarme de ello en voz alta, ya es soltarlo, cambiarlo, liberarlo.
Es decretar mi fuerza y mi independencia de lo ocurrido. Es reprogramar mi cerebro, es retomar el mando de mi vida.
Una vez que verbalizamos nuestra toma de conciencia: “esto no es mío” y además lo “sentimos”. El subconsciente ha quedado liberado. La persona se siente en paz.

Esto claro desencadena con el paso del tiempo, un empoderamiento, unas ganas por cambiar la forma en que pensamos, vivimos, reaccionamos, respondemos ante la vida, etc.
En la gran mayoría de las personas, esta toma de conciencia y verbalización es suficiente para sanarse, para liberarse.
Pero ojo!
Si la persona liberada continua viviendo en un entorno tóxico, en un entorno que sigue repitiendo un patrón, negativo, será mucho más difícil mantenerse liberados.

Y es que parte del cambio, es cambiar nuestro entorno.
Alejarnos de aquellas personas tóxicas, que forman parte de la “repetición del drama o del secreto”. Y eso, no es fácil. A veces la persona liberada, tan sólo tiene que aprender a vivir entre ellos sin volver a dañarse.
Es por ello que hay que “sellar” el trabajo logrado con la Hipnosis o la Constelación Familiar o la meditación o lo que sea, con una carta de duelo. Para reafirmarle al cerebro, lo que hemos soltado. Para darle confianza al cerebro de que seguimos firmes en nuestra idea de liberarnos.

Este acto simbólico es eficaz porque obedece a un principio terapéutico fundamental:
“La realidad metafórica o simbólica de cualquier cosa, es para el subconsciente una realidad”.

Por lo tanto, si yo escribo una carta de duelo liberándome de los secretos, de los dramas de las historias que no me corresponden. Si en ella yo he plasmado mi rechazo, mi ira, mis miedos, mis tristezas, mi dolor, mis frustraciones a consecuencia de las vidas e historias de otros en el árbol. Y además yo quemo esa carta tirando las cenizas a la basura. Mi cerebro automáticamente entiende: “HE MATADO ESAS HISTORIAS TÓXICAS, MI VIDA ES DIFERENTE Y NO VOY A PADECER DE NADA POR LO QUE OTROS HAYAN VIVIDO”.

En base a eso, es que la persona inicia su cambio, su empoderamiento. Es un trabajo arduo y constante, diario. El cambio y el empoderamiento no caen del cielo.
Ahora ya no puede “echarle la culpa a nadie” de sus miles de sufrimientos.
Ya no puede decir “soy esto por culpa de mi mamá” o “soy aquello por lo que me hizo mi papá” o de fulano o de sutano.
Ya no tiene pretexto alguno para continuar mal.
Al liberarte de los secretos en la familia, de los dramas de los ancestros, adquieres la RESPONSABILIDAD de toda tu vida.
Tienes el mando completo de tus emociones tienes la obligación de asumir las consecuencias de tus decisiones y elecciones y la oportunidad de hacer mejores elecciones para con ello, liberar a tus hijos y claro, a las siguientes generaciones.

Así las cosas…

Akasha Sanación Integral
Elizabeth Romero Sánchez y Edgar Romero Franco

LA BIODESCODIFICACIÓN COMBINADA CON LO ESPIRITUAL

De la Máxima importancia tomar conciencia !!!

LA BIODESCODIFICACIÓN COMBINADA CON LO ESPIRITUAL
Comenzaré éste artículo mencionando la gran confusión que existe en una gran mayoría de la gente, de las personas, con respecto a lo que es la Biodescodificación.
Quiero creer que esa confusión se debe a una ausencia total de conocimiento, a un tan sólo leer un artículo o nota sí, pero también a un desinterés por investigar más, por leer, por aprender, por ir más allá.

Leo infinidad de veces aquí en Facebook, Twitter y en Google +, comentarios referentes a diversas dudas que van más por la parte espiritual, esotérica y psicológica del ser humano que con relación a la Biodescodificación. Y está bien conducir nuestras vidas por el lado espiritual, esotérico y psicológico. Pero aquí el asunto es la gran confusión que existe de lo que es y lo que hace la Biodescodificación.
Está bien saber, sentir y pensar que nuestra vida espiritual, energética y nuestras características psicológicas son el cimiento de toda esta vida “práctica”, de toda esta vida cotidiana, la que llamamos “vida real” por decirlo de alguna manera. Pero en el caso de la Biodescodificación, hablamos de impactos emocionales inconscientes. Hablamos de pensamientos, hablamos de emociones específicas causando enfermedades específicas, porque es una metodología científica.

Que la Biodescodificación puede sumarse o combinarse con conocimientos o habilidades “no científicas”, no hace de ésta metodología la solución para todo lo que sucede en nuestra vida.
Es válido para cualquiera de nosotros, combinar todos los conocimientos existentes a nuestro alrededor, para poder llegar a conclusiones y soluciones de nuestros conflictos.
Para poder llegar a un conocimiento, un crecimiento, pero en el caso de la Biodescodificación, no podemos hacer de lado las bases.

Yo puedo creer que estoy enfermo porque ese es mi destino.
Yo puedo creer que estoy enfermo porque me hicieron brujería.
Yo puedo creer que estoy enfermo porque tengo una deuda karmática.
Yo puedo creer que estoy enfermo porque cargo con larvas energéticas que me chupan la energía.
Y sobre esto, buscar la solución, buscar la terapia adecuada, buscar la respuesta a nuestras dudas y preguntas e incluso, podemos dar con la solución fácilmente.

Y si a todas estas “creencias”, sumamos una metodología que científicamente ha comprobado que las enfermedades tienen un origen emocional, ¿no empoderaría eso nuestros conocimientos?

¿Y si aprendo y compruebo que además que puedo haber heredado un programa Transgeneracional que me hace vulnerable a ciertas enfermedades?

¿Y si aprendo que mis padres al concebirme, pudieron haberme programado para ser vulnerable ante ciertos detonantes y por ello padecer de ciertas enfermedades?

¿Y si por encima de todo esto entiendo con toda mi capacidad intelectual, que mi enfermedad pudo haberse presentado porque he vivido un impacto emocional que me obliga a cambiar mi comportamiento, mis expectativas, mi manera de vivir, etc.?

Entonces, tendremos un “combo” solucionador de mis enfermedades y problemas que combine mi vida espiritual, mis creencias, y estaré sumando herramientas que me ayuden a comprender la causa de mi enfermedad y a la vez, la forma de sanarme.

Pero si yo creo que por sí sola la Biodescodificación está para decirme por qué sueño con hormigas o por qué hay cucarachas en mi casa, estoy definitivamente muy perdido. Me falta conocimiento.
Si yo creo que la Biodescodificación por sí sola está para decirme por qué a diario yo me despierto a las 3am, o el por qué choqué mi auto 3 veces en éste mes, definitivamente voy por el camino equivocado.

La Biodescodificación no es adivinación.
La Biodescodificación no es magia.
La Biodescodificación no es brujería.
La Biodescodificación no es psicología.
La Biodescodificación no es espiritualidad.

Que podemos combinarla con todo esto, sí. Pero la Biodescodificación en sí misma tiene su campo de observación, de análisis, de comprobación.

La Biodescodificación es la metodología de curación, una nueva medicina que se basa en el análisis de un impacto emocional “específico” que nos toma por sorpresa, que llega de manera inesperada, que nos toma a contra pié.
Una vez vivido dicho impacto emocional, se produce en una parte “específica” del tejido cerebral, un corto circuito que afecta a un órgano o parte del cuerpo “específica” causando una enfermedad “específica”.

¿Comprenden?

Aquí no entran las hormigas, las cucarachas, los choques, mis despertadas a las 3am, mis sueños o la razón del por qué siempre pierdo mi cartera.

Este conocimiento va muchísimo más allá.
Porque no es lo mismo un impacto emocional que nos daña el estómago, al impacto emocional que nos daña la piel. Y repito, esto es un conocimiento científico.
Por lo tanto, si bien es cierto que yo puedo reforzar mi sanación con mis creencias espirituales, mis prácticas esotéricas y diversas terapias más, no puedo considerar a la Biodescodificación, una metodología que englobe en sus bases, todas las alternativas existentes.
Debo tener claro que Biodescodificación, implica Emoción. Y para ser más específicos, implica “emoción y reacción”.

Ahora bien, la Biodescodificación es toda una metodología que además de encontrar el impacto emocional vivido que me causó la enfermedad, incluye diversas técnicas de liberación o de solución que incluyen “hacer cambios en mi vida”.
Y es aquí cuando la Biodescodificación deja de ser “cómoda” para muchos.
Porque tal vez para solucionar mi enfermedad debo ser desprendido con el dinero. O tal vez para sanar mi enfermedad, debo incrementar mi autoestima y alejarme de personas tóxicas a mi alrededor. O tal vez para sanar debo dejar de lado mis apegos.

Y para lograr esos “cambios”, es que la Biodescodificación incluye a la Hipnosis como metodología de sanación. Se incluye también la Sofrología que permite el tener contacto con nuestro ser interior, visualizar un cambio y realizarlo. Se incluye también la PNL (Programación Neurolingüística), que nos permite hablar diferente, expresarnos diferente, vivir en positivo, expresar abundancia, etc.
También incluye la Psicomagia, que nos permite liberarnos a través de cartas de duelo, actos simbólicos, etc.
Y son las únicas metodologías oficiales que utiliza la Biodescodificación para resolver las enfermedades.

Pero aún con ese arduo trabajo y con esas técnicas básicas, no estamos a salvo de “volver a caer” en lo mismo, de volver a enfermar por la misma causa. Porque Estar y permanecer sanos es un trabajo consciente “diario”.
Es estar al pendiente de mis miedos, de mis reacciones, de mis actitudes, de mis expectativas, sueños y realidad.
Es un trabajo de 24×365

Que muchas personas combinan la Biodescodificación con Curso de Milagros, sí.
Que muchas personas combinan la Biodescodificación con Imanes, sí.
Que muchas personas combinan la Biodescodificación con Ángeles, sí.
Que muchas personas combinan la Biodescodificación con Constelaciones Familiares, sí.
Que muchas personas combinan la Biodescodificación con Registros Akáshicos, sí.

Pero la Biodescodificación en sí misma no es curso de milagros, no es imanes, no es ángeles, no es constelaciones familiares, no es registros akáshicos. E incluso, la Biodescodificación no es Hipnosis, no es PNL y no es Sofrología.
La Biodescodificación se “cuece” aparte. Es un conocimiento “aparte”.

Y es aquí en donde las personas se confunden, porque terminan creyendo que un Espíritu Santo, que unos imanes, que un ángel, que una hipnosis, que una sesión familiar o un viaje a mi libro de vida, los sanará sin que ellos “muevan un dedo”.
La Biodescodificación no está para sanar a nadie.
La Biodescodificación no “sana” a nadie.
La Biodescodificación busca que sanes cambiando tú, comprendiendo el hecho de tu vida que ocasionó que enfermaras.

Que la metodología de “solución” puede emplear técnicas y otras terapias: SÍ. Sin duda.

Pero lamentablemente, una gran mayoría de las personas, esperan “ser sanadas” y no están dispuestas a realizar cambios en su vida. Quieren ser sanadas, para continuar viviendo igual que antes de enfermar, sin comprender que el poder está en sus manos.

Explicaré esto con un ejemplo simple:

Una mujer diestra de 35 años presenta un cáncer en el seno derecho y está asustada.

La Biodescodificación, que es concreta le dirá: “Tú viviste un conflicto de separación de pareja”.

Se buscará ese conflicto específico en su vida actual, y se buscará ese conflicto específico en su árbol genealógico. Se buscará el programa que está repitiendo. Se buscará lo que pudo esa mujer haber heredado sin que le corresponda.
Pero además, esa mujer deberá revisar y analizar su vida. Deberá dar conscientemente con el motivo por la cual ella se impactó tanto con dicha separación en su vida actual y claro, hacer cambios en ella misma:

– Dejar de ser tan apegada a sus parejas.
– Dejar de creer que su vida completa depende del amor que le dé su pareja.
– Dejar de depender de sus parejas (económica y emocionalmente).
– Enfocar su vida y su energía en otras metas que refuercen su valía, su independencia.
– Olvidar esa expectativa que le fue sembrada por su familia o su entorno, de que sólo con una pareja, o con un matrimonio, será una mujer plena y feliz.
– Seguir con mis estudios y dejar un poco de lado mi afán por conseguir pareja.

…Eso es Biodescodificación
Entender qué aspectos de mi carácter, qué comportamientos en mi vida, qué cosas me fueron enseñadas por mi familia o mi entorno, qué miedos, me están haciendo vulnerable a “las pérdidas de pareja” o a las separaciones en sí mismas.
Debo comprender por qué el tema de “tener novio”, “sentirme triste si no tengo novio”, “desgarrarme si me deja el novio”, es tan vital para mí.
Porque una vez que yo comprenda que he colocado mis expectativas en el lugar equivocado, voy creciendo más como persona, como mujer.
Viviré más consciente de mis elecciones, de mis reacciones y de cómo una mala decisión mía o una mala elección mía, pueden tener consecuencias en mi salud, porque yo soy vulnerable ante separaciones.
Soy más consciente entonces de los aspectos de mi vida que debo modificar, las creencias equivocadas sobre las que debo trabajar, eso es Biodescodificación.

Pero si viviendo el mismo caso, cáncer en el seno derecho a mis 35 años, yo me voy directamente a los imanes, tal vez eso me quite mi cáncer sí, pero en mis cimientos, nada cambiará. Yo seguiré haciendo las mismas cosas de la misma manera pero jamás conoceré el origen o la raíz de mi padecimiento. Por lo tanto, yo puedo volver a caer en lo mismo e incluso en más y más cáncer o puedo permanecer años enferma de cáncer porque no estoy consciente de la causa, solo ataqué el síntoma sin conocer la causa.

O tal vez decido tomar una sesión con Ángeles y viene mi Arcángel a sanarme. Bien, pero en mi vida diaria y común, yo seguiré apegada a mis novios porque yo quiero novio y quiero que me ame para siempre. Es decir, aún no comprendo el trasfondo.

O me voy a una Constelación Familiar en donde veo a mi bisabuela diciendo que eso mismo le pasó a ella. Pero sigo comprender lo que yo debo cambiar en mí, en mi día a día.

O me voy a una sesión de Registros Akáshicos y puedo visualizar que en todas mis vidas me he muerto de lo mismo porque en esas vidas siempre los hombres me han abandonado. Pero igualmente, yo no caigo en cuenta de la razón emocional que en mi vida diaria estoy fallando.

Y es ahí en donde la Biodescodificación llegó a romper con soluciones “temporales”.
Porque “ataca” la “vida diaria”. La cotidianidad.
Llegó para hacernos ver que si comprendemos la causa y el origen de nuestro problema, tenemos un “plus” para lograr una sanación ayudados sí de cualquier otra terapia.
Es ahí en donde resulta brutalmente efectiva.
Porque si hemos descubierto el impacto emocional que hemos vivido y que nos está enfermando, ya podemos trabajar en ello.

Luego de eso, podemos ir a un temazcal, y podemos disfrutar un masaje, y podemos recibir una imposición de manos, y podemos ir a una sesión con ángeles, y podemos ir a una sesión de registros akáshicos, y podemos tomar una sesión con imanes o colores o aromaterapia. Porque ya sólo se trata de trabajar ahora con la recuperación física y energética. Ya la Biodescodificación ha solucionado la parte racional, la parte emocional, la parte psicológica y de comportamiento.
Porque con la Biodescodificación ya hemos dado el primer paso, hemos solucionado la parte emocional, la parte de los pensamientos.

Por lo tanto, es importante conocer bien y a fondo, las bases de la Biodescodificación evitando confundir lo que la Biodescodificación hace con lo que “no hace”.

Así las cosas…

Akasha Sanación Integral
Elizabeth Romero Sánchez y Edgar Romero Franco.

https://www.facebook.com/groups/akashasi/?ref=group_header