EL GRAN PELIGRO DE LA SOBREPROTECCIÓN – por Elizabeth Romero Sánchez

EL GRAN PELIGRO DE LA SOBREPROTECCIÓN

Ciertamente cuando alguien tiene un bebé, en ningún momento nadie le da un libro de instrucciones sobre cómo debe ejercer su papel de madre o de padre. Ejercer el papel de padre/madre es en muchos puntos una tarea gratificante pero, vamos a reconocerlo, es también una tarea difícil. El intentar hacerlo bien hace que muchos padres anden preocupados sobre las consecuencias de cada uno de sus comportamientos en la salud de sus hijos, en la salud actual y la salud futura. Pero, lo que si es muy cierto, es que cuando ejercemos ese papel, estamos haciéndolo nosotros como personas. Y, como personas, cada uno tiene su personalidad, cada persona arrastra sus miedos particulares, y puede que también arrastre algunos lastres que ha ido llevando consigo desde la infancia hasta este momento de su vida, hasta su paternidad.

Algunos de estos lastres de la infancia o de su desarrollo como persona, algunas malas experiencias de la vida que se quedan muy marcadas en la cabeza de la persona, son los que hacen que muchos padres/madres elijan como patrón de conducta principal hacia sus hijos la sobreprotección.

Los padres sobreprotectores son aquellos que se sienten totalmente responsables de lo que le pueda ocurrir a su hijo/a. Están constantemente pendientes de sus movimientos. Cuando el niño es todavía un bebé, está totalmente pendiente de si el niño tiene hambre o sed o sueño o… y procura anticiparse a las necesidades que percibe o cree que tiene su hijo. Cuando el niño está probando sus primeros pasos, va continuamente agarrándole, avisándole de todos los peligros de forma incluso alarmista, y constante, retrasando muchas veces que el niño siga probando y reforzando el aprendizaje cómo se dan esos primeros pasitos. Las razones por las que están totalmente pendientes de sus hijos es por miedo a que se pueda caer, a que se pueda hacer daño… En definitiva, quieren evitar que el niño lo pase mal.

Cuando el niño empieza a ir a la escuela, están continuamente avisándoles de todos los posibles peligros existentes y de más, les acompañan a todo lo que pueden, son ellos los que resuelven los problemas de sus hijos (ej. si el niño ha tenido un problema con otro compañero, es la madre/padre quien le resuelve el problema, sin dejar que el niño se enfrente a las consecuencias de sus actos, o sin facilitarle que desde pequeño empiece a resolver sus propios problemas). Y cuando los hijos llegan a la adolescencia, continúan intentando controlar todos sus comportamientos, sus entradas y salidas, que hacen y qué no hacen,… limitando a veces tantísimo su libertad que estos chavales se pueden considerar totalmente diferentes a sus amigos.
Pueden imponerles una hora demasiado temprana, para evitar el peligro de la noche; pueden impedirles que vayan a excursiones; pueden prohibirles que salgan a un sitio donde van todos sus amigos, y que está probado que es bastante seguro; y, lo que es peor, pueden inculcarles a sus hijos esa excesiva prudencia que, muchas veces, les lleva a tener muchos prejuicios y les lleva también a no disfrutar muchas cosas de la vida por haber desarrollado también ese miedo, etc.

Los padres que sobreprotegen a sus hijos tienen sus razones particulares para hacerlo, y para ellos, esas razones justifican sus comportamientos. Este padre/madre se siente hiperresponsable sobre lo que le pueda ocurrir a su hijo/a. Quieren evitar que su hijo/a sufra, que lo pase mal, que tenga que pasar por muchas de las cosas que él/ella pasó en la infancia/adolescencia. Además, en muchos casos, este padre/madre, se sentiría muy culpable de que le pueda pasar algo malo a su hijo/a.

Las consecuencias sobre la personalidad y los patrones de conducta de sus hijos se van a hacer evidentes desde muy pronto, pero sobre todo, a partir de la época de la adolescencia. Cuando empiezan a aparecer comportamientos que muestran malestar en el hijo/a, el padre/madre se pregunta qué está pasando, si él/ella ha intentado hacer todo lo posible para que no lo pase mal, para que no sufra. Muchas veces no pueden comprender. Y en muchos casos, se achaca ese malestar al hijo/a, a su personalidad, a sus amigos, al colegio/instituto,…

Muchos de los padres que han sobreprotegido en exceso a los hijos son incapaces de reconocerse a sí mismos que su estilo de educación ha podido influir para que sus hijos se sientan mal en la adolescencia o en la vida adulta. Reconocerse esto sería precisamente tener que reconocer que se han equivocado, que, aunque sus intenciones eran buenas, las consecuencias no lo han sido tanto. Reconocerse esto sería culparse por haberlo hecho mal. Muchas veces estos padres empiezan a tener una lucha interior sobre si se han equivocado o si es que “el niño/a le ha salido mal”. Pero, tengamos siempre en cuenta que la educación en un niño/a es un aspecto fundamental, y que los niños van aprendiendo comportamientos, no nacen siendo de una determinada manera.

Algunas posibles consecuencias de la sobreprotección son las siguientes:

– BAJO CONCEPTO DE SÍ MISMO/A.
Durante años este niño/a no ha podido poner a prueba su competencia personal, sus habilidades. Quizá ha intentado tomar sus propias decisiones y llevarlas a cabo, pero la excesiva sobreprotección paterna/materna le ha llevado a no poder ver los resultados de esa toma de decisión. Muchas veces además, las excesivas recomendaciones de los padres para que tenga precaución llevan también a hacer muchas críticas al hijo/a, lo que puede colaborar más aún a este autoconcepto negativo. A este chico/a le falta la valoración positiva externa de sus comportamientos y decisiones; pero también le falta la autovaloración sobre estos comportamientos y decisiones, aspecto fundamental para poder desarrollar un autoconcepto y una autoestima sana.

– RETRASOS O DIFICULTADES EN EL APRENDIZAJE Y PUESTA EN PRÁCTICA DE HABILIDADES SOCIALES.
Muchas veces estos chavales tienen dificultades para entablar o mantener relaciones. A veces son niños muy tímidos, que les cuesta iniciar conversaciones, que les cuesta integrarse en grupos, que en seguida que algo no sale como les gustaría se sienten mal y prefieren retirarse… Tengamos de nuevo en cuenta que a lo largo de su vida, su madre/padre o ambos, no le han permitido solucionar sus propios problemas, porque ya los han solucionado ellos por él/ella. La consecuencia es el no aprendizaje de habilidades de solución de problemas, algo necesario para las relaciones personales. Y, aprendizaje este fundamental, para la vida de adulto, tanto en el área familiar como laboral. Esto les lleva a estos chavales a tener habitualmente malas experiencias en relación con el mantenimiento de amistades. Tienen la sensación de no tener apenas buenos amigos, se pueden llevar muchas decepciones con los amigos, y no saben exactamente por qué. Muchas veces piensan que hay algo malo en ellos. Y eso les lleva a pensar más en negativo de sí mismos, es decir, a disminuir aún más su dañada autoestima.

– DIFICULTAD PARA TOMAR DECISIONES POR SÍ MISMO/A.
Estos chicos/as se convierten en personas muy dubitativas a la hora de tomar decisiones. Algunas decisiones que pueden ser triviales para otras personas para ellos pueden llegar a ser muy angustiosas. Se sienten inseguros sobre si van a tomar o no la decisión correcta. Se sienten inseguros sobre las repercusiones que podrá tener una determinada decisión. Y la consecuencia es la demora en tomar decisiones, con toda la angustia y el malestar que implica la indecisión. Esto les lleva a disfrutar menos del día a día, porque simples decisiones les pueden llevar horas o días. Y esto contribuye de nuevo a que su autoestima siga disminuyendo, al no verse capaces de tomar decisiones que, según observan, para otros pueden resultar fáciles. Además, la autoestima sigue disminuyendo porque al retrasar decisiones, sigue sin poder ver los resultados de sus acciones, y sigue sin poder verse como una persona válida, que es capaz de pasar a la acción.

– BÚSQUEDA DE SEGURIDAD EN OTROS.
Como han aprendido a que otros les resuelvan los problemas, y muestran muchas dificultades para tomar decisiones y pasar a la acción, tienden a apoyarse en los demás, para que tomen decisiones por ellos. Se sienten inválidos ellos solos, y necesitan que alguien les proteja, les de seguridad. Han estado buena parte de su vida al amparo de otras personas, le han protegido mucho, y ahora sólo buscan esa protección. Pueden mantener relaciones con personas que no le están aportando nada, o que incluso son relaciones dañinas, porque tienen la sensación de que les solucionan muchas cosas, se sienten protegidos con esa persona. Cuando llegan a la vida adulta y buscan pareja, pueden caer fácilmente en relaciones donde predomine la dependencia emocional, ya que necesitan que alguien les guíe y les apoye. Esto les lleva a no buscar su felicidad, sino sólo esa supuesta seguridad que le aporta la otra persona.

– “TIRAN PRONTO LA TOALLA”, TIENEN UNA TENDENCIA AL PENSAMIENTO NEGATIVO.
Son personas que suelen darse pronto por vencidas. Ante una dificultad que no saben como enfrentar, prefieren no enfrentarse, dejarla pasar de largo, evitarla, que ponerse manos a la obra y ver posibles soluciones. Se sienten incapaces de hacer algo y, a la vez, tienen miedo a equivocarse, por lo que muchas veces ni siquiera lo intentan, y así evitan fallar. Su pensamiento es negativo respecto a las propias capacidades de solucionar esos problemas. Volvemos de nuevo a alimentar esa autoestima negativa.

– RELACIONES DIFÍCILES CON LOS PADRES.
Según van creciendo, pueden haber desarrollado mucha rabia contra los padres, porque van viendo sus dificultades a la hora de enfrentarse a problemas, y pueden echarles la culpa a ellos. Además, los padres pueden haber cortado mucho la libertad de esta persona en su desarrollo, haciendo que dejara de hacer cosas porque podía ser peligroso, quizá cosas habituales en otros chavales de su edad. Debido a ello, las discusiones con los padres pueden ser frecuentes, la culpabilización hacia ellos puede ser la norma general. Esta culpabilización a su vez lo que está haciendo es que al culpar a otros de los propios problemas, no le está permitiendo a la persona fijarse en lo que puede hacer para sí misma, para mejorar.

– DEPRESIÓN. En muchos casos, estas personas acaban desarrollando una depresión a consecuencia de su baja autoestima y autoconcepto, y de sus dificultades para resolver problemas en su vida diaria. Estos dos puntos se van retroalimentando continuamente, y eso hace que la persona se vea incapaz de tener una vida feliz. Además, con todas estas dificultades, puede ser que a lo largo de la vida, esta persona haya tenido experiencias negativas con amigos, con parejas,… que le hayan llevado aún más a cuestionarse qué ocurre, por qué le pasan esas cosas, y a llegar finalmente a una indefensión aprendida. La indefensión aprendida es la sensación de no poder controlar los acontecimientos que le ocurren, la sensación de que haga lo que haga su situación no puede cambiar… Esto le lleva a no saber ya qué hacer para solucionar su situación, pero a sentirse cada vez peor.

En muchos casos, las personas que han tenido en su infancia/adolescencia esta sobreprotección paterna/materna son personas que sufren mucho porque se sienten inseguros y desprotegidos en su vida. Y en la vida adulta no saben cómo encauzar su vida. A lo largo de los años no han aprendido cómo solucionar sus problemas, y tienen que aprenderlo de mayores, añadiendo además que ya han pasado una serie de experiencias negativas de las que mayormente se han culpado a sí mismos, a algo que está mal en ellos.

Proteger y ayudar a los hijos a solucionar sus problemas ayuda a su desarrollo. Evitar que los niños sufran solucionando sus propios problemas, cuando ellos mismos los podrían solucionar, hace que los niños a corto plazo se sientan bien y protegidos (“mis papis me defienden”), es un alivio temporal. Pero esta situación hace que a largo plazo todos los miedos de los padres sobre el sufrimiento de sus hijos, se cumplan.

Akasha Sanación Integral – Elizabeth Romero Sánchez

"EL GRAN PELIGRO DE LA SOBREPROTECCIÓN

Ciertamente cuando alguien tiene un bebé, en ningún momento nadie le da un libro de instrucciones sobre cómo debe ejercer su papel de madre o de padre. Ejercer el papel de padre/madre es en muchos puntos una tarea gratificante pero, vamos a reconocerlo, es también una tarea difícil. El intentar hacerlo bien hace que muchos padres anden preocupados sobre las consecuencias de cada uno de sus comportamientos en la salud de sus hijos, en la salud actual y la salud futura. Pero, lo que si es muy cierto, es que cuando ejercemos ese papel, estamos haciéndolo nosotros como personas. Y, como personas, cada uno tiene su personalidad, cada persona arrastra sus miedos particulares, y puede que también arrastre algunos lastres que ha ido llevando consigo desde la infancia hasta este momento de su vida, hasta su paternidad.

Algunos de estos lastres de la infancia o de su desarrollo como persona, algunas malas experiencias de la vida que se quedan muy marcadas en la cabeza de la persona, son los que hacen que muchos padres/madres elijan como patrón de conducta principal hacia sus hijos la sobreprotección.

Los padres sobreprotectores son aquellos que se sienten totalmente responsables de lo que le pueda ocurrir a su hijo/a. Están constantemente pendientes de sus movimientos. Cuando el niño es todavía un bebé, está totalmente pendiente de si el niño tiene hambre o sed o sueño o… y procura anticiparse a las necesidades que percibe o cree que tiene su hijo. Cuando el niño está probando sus primeros pasos, va continuamente agarrándole, avisándole de todos los peligros de forma incluso alarmista, y constante, retrasando muchas veces que el niño siga probando y reforzando el aprendizaje cómo se dan esos primeros pasitos. Las razones por las que están totalmente pendientes de sus hijos es por miedo a que se pueda caer, a que se pueda hacer daño… En definitiva, quieren evitar que el niño lo pase mal. 

Cuando el niño empieza a ir a la escuela, están continuamente avisándoles de todos los posibles peligros existentes y de más, les acompañan a todo lo que pueden, son ellos los que resuelven los problemas de sus hijos (ej. si el niño ha tenido un problema con otro compañero, es la madre/padre quien le resuelve el problema, sin dejar que el niño se enfrente a las consecuencias de sus actos, o sin facilitarle que desde pequeño empiece a resolver sus propios problemas). Y cuando los hijos llegan a la adolescencia, continúan intentando controlar todos sus comportamientos, sus entradas y salidas, que hacen y qué no hacen,… limitando a veces tantísimo su libertad que estos chavales se pueden considerar totalmente diferentes a sus amigos. 
Pueden imponerles una hora demasiado temprana, para evitar el peligro de la noche; pueden impedirles que vayan a excursiones; pueden prohibirles que salgan a un sitio donde van todos sus amigos, y que está probado que es bastante seguro; y, lo que es peor, pueden inculcarles a sus hijos esa excesiva prudencia que, muchas veces, les lleva a tener muchos prejuicios y les lleva también a no disfrutar muchas cosas de la vida por haber desarrollado también ese miedo, etc.

Los padres que sobreprotegen a sus hijos tienen sus razones particulares para hacerlo, y para ellos, esas razones justifican sus comportamientos. Este padre/madre se siente hiperresponsable sobre lo que le pueda ocurrir a su hijo/a. Quieren evitar que su hijo/a sufra, que lo pase mal, que tenga que pasar por muchas de las cosas que él/ella pasó en la infancia/adolescencia. Además, en muchos casos, este padre/madre, se sentiría muy culpable de que le pueda pasar algo malo a su hijo/a.

Las consecuencias sobre la personalidad y los patrones de conducta de sus hijos se van a hacer evidentes desde muy pronto, pero sobre todo, a partir de la época de la adolescencia. Cuando empiezan a aparecer comportamientos que muestran malestar en el hijo/a, el padre/madre se pregunta qué está pasando, si él/ella ha intentado hacer todo lo posible para que no lo pase mal, para que no sufra. Muchas veces no pueden comprender. Y en muchos casos, se achaca ese malestar al hijo/a, a su personalidad, a sus amigos, al colegio/instituto,… 

Muchos de los padres que han sobreprotegido en exceso a los hijos son incapaces de reconocerse a sí mismos que su estilo de educación ha podido influir para que sus hijos se sientan mal en la adolescencia o en la vida adulta. Reconocerse esto sería precisamente tener que reconocer que se han equivocado, que, aunque sus intenciones eran buenas, las consecuencias no lo han sido tanto. Reconocerse esto sería culparse por haberlo hecho mal. Muchas veces estos padres empiezan a tener una lucha interior sobre si se han equivocado o si es que “el niño/a le ha salido mal”. Pero, tengamos siempre en cuenta que la educación en un niño/a es un aspecto fundamental, y que los niños van aprendiendo comportamientos, no nacen siendo de una determinada manera.

Algunas posibles consecuencias de la sobreprotección son las siguientes:

- BAJO CONCEPTO DE SÍ MISMO/A. 
Durante años este niño/a no ha podido poner a prueba su competencia personal, sus habilidades. Quizá ha intentado tomar sus propias decisiones y llevarlas a cabo, pero la excesiva sobreprotección paterna/materna le ha llevado a no poder ver los resultados de esa toma de decisión. Muchas veces además, las excesivas recomendaciones de los padres para que tenga precaución llevan también a hacer muchas críticas al hijo/a, lo que puede colaborar más aún a este autoconcepto negativo. A este chico/a le falta la valoración positiva externa de sus comportamientos y decisiones; pero también le falta la autovaloración sobre estos comportamientos y decisiones, aspecto fundamental para poder desarrollar un autoconcepto y una autoestima sana.

- RETRASOS O DIFICULTADES EN EL APRENDIZAJE Y PUESTA EN PRÁCTICA DE HABILIDADES SOCIALES. 
Muchas veces estos chavales tienen dificultades para entablar o mantener relaciones. A veces son niños muy tímidos, que les cuesta iniciar conversaciones, que les cuesta integrarse en grupos, que en seguida que algo no sale como les gustaría se sienten mal y prefieren retirarse… Tengamos de nuevo en cuenta que a lo largo de su vida, su madre/padre o ambos, no le han permitido solucionar sus propios problemas, porque ya los han solucionado ellos por él/ella. La consecuencia es el no aprendizaje de habilidades de solución de problemas, algo necesario para las relaciones personales. Y, aprendizaje este fundamental, para la vida de adulto, tanto en el área familiar como laboral. Esto les lleva a estos chavales a tener habitualmente malas experiencias en relación con el mantenimiento de amistades. Tienen la sensación de no tener apenas buenos amigos, se pueden llevar muchas decepciones con los amigos, y no saben exactamente por qué. Muchas veces piensan que hay algo malo en ellos. Y eso les lleva a pensar más en negativo de sí mismos, es decir, a disminuir aún más su dañada autoestima.

- DIFICULTAD PARA TOMAR DECISIONES POR SÍ MISMO/A. 
Estos chicos/as se convierten en personas muy dubitativas a la hora de tomar decisiones. Algunas decisiones que pueden ser triviales para otras personas para ellos pueden llegar a ser muy angustiosas. Se sienten inseguros sobre si van a tomar o no la decisión correcta. Se sienten inseguros sobre las repercusiones que podrá tener una determinada decisión. Y la consecuencia es la demora en tomar decisiones, con toda la angustia y el malestar que implica la indecisión. Esto les lleva a disfrutar menos del día a día, porque simples decisiones les pueden llevar horas o días. Y esto contribuye de nuevo a que su autoestima siga disminuyendo, al no verse capaces de tomar decisiones que, según observan, para otros pueden resultar fáciles. Además, la autoestima sigue disminuyendo porque al retrasar decisiones, sigue sin poder ver los resultados de sus acciones, y sigue sin poder verse como una persona válida, que es capaz de pasar a la acción.

- BÚSQUEDA DE SEGURIDAD EN OTROS. 
Como han aprendido a que otros les resuelvan los problemas, y muestran muchas dificultades para tomar decisiones y pasar a la acción, tienden a apoyarse en los demás, para que tomen decisiones por ellos. Se sienten inválidos ellos solos, y necesitan que alguien les proteja, les de seguridad. Han estado buena parte de su vida al amparo de otras personas, le han protegido mucho, y ahora sólo buscan esa protección. Pueden mantener relaciones con personas que no le están aportando nada, o que incluso son relaciones dañinas, porque tienen la sensación de que les solucionan muchas cosas, se sienten protegidos con esa persona. Cuando llegan a la vida adulta y buscan pareja, pueden caer fácilmente en relaciones donde predomine la dependencia emocional, ya que necesitan que alguien les guíe y les apoye. Esto les lleva a no buscar su felicidad, sino sólo esa supuesta seguridad que le aporta la otra persona. 

- “TIRAN PRONTO LA TOALLA”, TIENEN UNA TENDENCIA AL PENSAMIENTO NEGATIVO. 
Son personas que suelen darse pronto por vencidas. Ante una dificultad que no saben como enfrentar, prefieren no enfrentarse, dejarla pasar de largo, evitarla, que ponerse manos a la obra y ver posibles soluciones. Se sienten incapaces de hacer algo y, a la vez, tienen miedo a equivocarse, por lo que muchas veces ni siquiera lo intentan, y así evitan fallar. Su pensamiento es negativo respecto a las propias capacidades de solucionar esos problemas. Volvemos de nuevo a alimentar esa autoestima negativa.

- RELACIONES DIFÍCILES CON LOS PADRES. 
Según van creciendo, pueden haber desarrollado mucha rabia contra los padres, porque van viendo sus dificultades a la hora de enfrentarse a problemas, y pueden echarles la culpa a ellos. Además, los padres pueden haber cortado mucho la libertad de esta persona en su desarrollo, haciendo que dejara de hacer cosas porque podía ser peligroso, quizá cosas habituales en otros chavales de su edad. Debido a ello, las discusiones con los padres pueden ser frecuentes, la culpabilización hacia ellos puede ser la norma general. Esta culpabilización a su vez lo que está haciendo es que al culpar a otros de los propios problemas, no le está permitiendo a la persona fijarse en lo que puede hacer para sí misma, para mejorar.

- DEPRESIÓN. En muchos casos, estas personas acaban desarrollando una depresión a consecuencia de su baja autoestima y autoconcepto, y de sus dificultades para resolver problemas en su vida diaria. Estos dos puntos se van retroalimentando continuamente, y eso hace que la persona se vea incapaz de tener una vida feliz. Además, con todas estas dificultades, puede ser que a lo largo de la vida, esta persona haya tenido experiencias negativas con amigos, con parejas,… que le hayan llevado aún más a cuestionarse qué ocurre, por qué le pasan esas cosas, y a llegar finalmente a una indefensión aprendida. La indefensión aprendida es la sensación de no poder controlar los acontecimientos que le ocurren, la sensación de que haga lo que haga su situación no puede cambiar… Esto le lleva a no saber ya qué hacer para solucionar su situación, pero a sentirse cada vez peor.

En muchos casos, las personas que han tenido en su infancia/adolescencia esta sobreprotección paterna/materna son personas que sufren mucho porque se sienten inseguros y desprotegidos en su vida. Y en la vida adulta no saben cómo encauzar su vida. A lo largo de los años no han aprendido cómo solucionar sus problemas, y tienen que aprenderlo de mayores, añadiendo además que ya han pasado una serie de experiencias negativas de las que mayormente se han culpado a sí mismos, a algo que está mal en ellos.

Proteger y ayudar a los hijos a solucionar sus problemas ayuda a su desarrollo. Evitar que los niños sufran solucionando sus propios problemas, cuando ellos mismos los podrían solucionar, hace que los niños a corto plazo se sientan bien y protegidos (“mis papis me defienden”), es un alivio temporal. Pero esta situación hace que a largo plazo todos los miedos de los padres sobre el sufrimiento de sus hijos, se cumplan.

Akasha Sanación Integral - Elizabeth Romero Sánchez"

3 comentarios en “EL GRAN PELIGRO DE LA SOBREPROTECCIÓN – por Elizabeth Romero Sánchez

    1. Danny, una sugerencia que te puedo dar es investigar y/o buscar a alguien que sea Decodificador Biológico (también se denomina Biodescodificador) Al comprender que todo conflicto que nos afecta, proviene de un origen emocional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s