LA IMPORTANCIA DE LOS BIOFOTONES EN LA SALUD – Publicado por María Celia Jamniuk en FB

Para quienes creen que somos nada más que huesos, tejidos, órganos, les puede sonar algo lejano ésto que cada vez más va develándose de que somos energía manifestandose en diferentes formas y a diferentes niveles de vibración…
Aquí una muestra de esa realidad que va más allá de si se cree o no la existencia del Ser en diferentes planos de manifestación, algunos más densos, otros más sutiles, pero todos existiendo al mismo tiempo en un cuerpo del que apenas podemos captar con nuestros 5 sentidos una pequeñísima parte.
Artículo compartido por la profesora María Celia Jamniuk
 
Abrazo de Luz !!! Tom 
……………………………………………………………………. 
 
La importancia de los biofotones en la salud
La ciencia comienza a ver al hombre no como un simple cuerpo de materia orgánica sino también como un ser de luz –y no en sentido metafórico- que posee un sutil campo de energía.
Cuando el campo energético del ser humano se desestructura los biofotones no logran transmitir correctamente la información entre las distintas zonas del cuerpo y aparece un bloqueo energético que se manifiesta en algún trastorno funcional.
Todo aquello que aporta información correcta a un sistema eleva su nivel de energía y lo equilibra mientras que lo que aporta información errónea reduce su energía y lo desequilibra.
Las terapias que utilizan la luz y el color son cada vez más eficaces como técnicas para devolver al ser humano su estado natural de armonía energética y ayudarlo a cobrar conciencia de que es un ser de luz.
La curación mediante luz cobra cada día más relevancia y no es de extrañar porque se corresponde con el actual cambio de paradigma en virtud del cual la ciencia comienza a ver al hombre no como un simple cuerpo de materia orgánica sino también como un ser de luz –y no en sentido metafórico- que posee un sutil campo de energía. De ahí que en estos momentos haya numerosos científicos en el mundo profundizando en la comprensión de cómo actúa la luz en el ser humano; por ejemplo, viendo su repercusión en los procesos celulares.
Como bien dice el doctor Jorge Carvajal, “la materia inerte es luz dormida mientras que la luz es materia viva, despierta.” De la interacción entre la luz y la materia fue testigo el biofísico ruso Alexander Gurwitch cuando en los años 20 del pasado siglo XX descubrió que las plantas se comunicaban por medio de radiaciones ultravioletas. Luego, en la década de los 70, el biofísico alemán Fritz Popp, midiendo en las células vivas radiaciones ultradébiles -a las que denominó biofotones-, demostró experimentalmente que todos los procesos biológicos están regidos y regulados por procesos energéticos. Desde entonces, miles de experimentos han corroborado la evidencia científica de este hecho.
Pues bien, el concepto de biofotón es fundamental ya que estas minúsculas cantidades de luz son portadoras de la información que se intercambian las células, transmitiéndose unas a otras por este medio estados de salud o de enfermedad. Los biofotones son, por tanto, una forma de lenguaje celular que hoy día se está descifrando. Se almacenan en el ADN y en otras moléculas y, a través de pulsos coherentes y armónicos, informan a cada instante al organismo sobre su estado y sobre los mecanismos de equilibrio que necesita poner en marcha para mantenerse saludable.
Y es que cuando el campo energético del ser humano se desestructura –y ello puede deberse tanto a contaminación electromagnética o química como a estados emocionales o psíquicos alterados- los biofotones no logran transmitir correctamente la información entre las distintas partes del cuerpo y aparece entonces un bloqueo de energía que se manifiesta en algún trastorno funcional. Bloqueo que cuando se mantiene mucho tiempo afecta a la estructura física desencadenando –somatizando- las llamadas enfermedades.
Con ello entramos en un concepto fundamental de la medicina de la energía: aquello que aporta información correcta a un sistema eleva su nivel de energía y lo equilibra; lo que aporta información errónea reduce su energía y lo desequilibra. Expresado en el terreno de la salud humana, las informaciones coherentes sostienen la salud y las informaciones desordenadas provocan enfermedades. De hecho, el estrés -que se encuentra en la raíz de la mayoría de las enfermedades de este tiempo- se debe al desorden que produce en nuestras conciencias la pretensión de atender muchos asuntos en poco tiempo. Y el desorden en nuestra atención deteriora nuestro sistema de información, dispersando nuestro campo de energía y desvitalizándolo.
El papel de los biofotones es, pues, el de interconectar y comunicar lo que les confiere tres características fundamentales:
-La primera -y principal- es que los biofotones regulan el organismo aportando las informaciones necesarias entre sus partes para que éstas funcionen perfectamente coordinadas, lo que se traduce en el estado de salud. Comparándolo con una orquesta, cada músico sería una célula que, escuchando a la vez tanto su instrumento como los de los demás, comprueba si está coordinado, si está en armonía musical. Pues bien, los biofotones cumplen la función de enviar las notas de los instrumentos simultáneamente a todos los miembros de la orquesta –las células- para que se “escuchen” entre sí y puedan permanecer armonizadas.
-Su segunda característica es que tienen la función de informar del estado de equilibrio o desequilibrio de un organismo. Gracias a lo cual, midiendo las alteraciones existentes en el campo de energía del cuerpo es posible realizar un análisis de las enfermedades potenciales de una persona e intentar evitar que surjan, que somaticen. En el caso de una orquesta, hablamos del papel del director, que escucha todos los instrumentos y va corrigiendo los pequeños desajustes que afectarían a la armonía del conjunto.
-La tercera característica, derivada de la capacidad de información de los biofotones, es que las sustancias naturales los almacenan adquiriendo así el potencial de ordenar y, por tanto, de energetizar a las células. Volviendo al ejemplo de la orquesta, esta función la cumplirían las partituras, que informan a los músicos del desarrollo de la obra.
Probablemente ésta sea una de las causas de las incuestionables propiedades sanadoras de las sustancias de origen natural. Tengamos en cuenta que el reino vegetal está especializado en capturar fotones a través de la fotosíntesis y almacenarlos en la materia orgánica convirtiéndolos así en fotones con información biológica. Y hay que decir que una sustancia de origen vegetal alcanza mayor capacidad curativa que otra con la misma fórmula química pero de origen sintético porque la fórmula natural dispone de una capacidad de ordenar la materia orgánica de la que carece la fórmula química debido a los biofotones que contiene la primera (de los que carece la sintética). En el caso de los alimentos, cuanto más naturales más bioinformación aportan. Al ser procesados, refinados o tratados con aditivos químicos la bioinformación se va perdiendo y con ella la capacidad de revitalizar.
Esta propiedad de ordenamiento e información de los biofotones explica también por qué funcionan terapéuticamente ciertas formulaciones homeopáticas y las esencias florales de Bach (estas últimas no contienen principios activos sino que están compuestas por soluciones de agua y brandy como conservante en las que se han almacenado los biofotones de las flores).
Como también explica por qué sustancias de origen natural que no se ingieren sino que se aplican externamente ejercen un efecto terapéutico.
La bioelectrografía es una técnica para obtener imágenes en ordenador de los campos de energía humanos. Fotografiando la energía de los diez dedos de las manos, científicos rusos han creado un método para establecer una valoración del estado de salud de una persona. A través de estas imágenes pueden evaluar el funcionamiento de los principales órganos y sistemas del cuerpo de una forma rápida, económica e indolora. La técnica permite en algunos casos prevenir enfermedades, pues mide el estado de funcionamiento de los órganos, estado que empieza a alterarse antes de que el órgano se lesione. La tecnología para medir los campos de energía de las personas, permite valorar cómo se encuentra un individuo antes e inmediatamente después de un tratamiento, lo que permite comprobar la eficacia del mismo. Sin embargo cabe señalar que no sustituye a los diagnósticos médicos convencionales.
La medicina Ayurveda de la India, la medicina tradicional china y su rama la acupuntura, la homeopatía, la terapia floral, y un largo etcétera, empiezan a recibir confirmación científica.
Como miden el efecto de medicamentos o tratamientos de forma inmediata en los principales órganos y sistemas del cuerpo, permiten comparar distintos tipos de terapia, para observar cual es la más eficaz para una determinada persona o enfermedad. Algunas de las aplicaciones con las que se trabaja en la actualidad son las siguientes:
• Universidades de Suecia Finlandia y Rusia, trabajan en común, aplicando esta técnica para ayudar a los atletas de élite a mejorar sus marcas.
• Psicólogos de la Universidad de Nevada en Estados Unidos están descubriendo que nos niños menores de dos años aprenden más a través de su campo de energía que de sus cinco sentidos. Otros investigan las relaciones interpersonales y comprueban cómo la presencia de una persona que quiere a otra, afecta benéficamente al campo de energía de la segunda.
• Informáticos que trabajan en estos proyectos están diseñando programas que midan el nivel de salud y de estrés de una persona con solo medir el campo de energía de la misma.
• Existen muchas otras áreas donde está comenzando a experimentarse, como en diagnóstico en mujeres embarazadas, efectos del deporte o la meditación en la salud, o elección de medicamentos adecuados.
• Médicos de la universidad de San Petersburgo diferencian los efectos de distintos tratamientos (alopatía, acupuntura, homeopatía) en una misma enfermedad.
• En el ámbito psicológico ofrece información sobre el equilibrio en hemisferios cerebrales, nivel de estrés, y estados psicoemocionales predominantes en una persona.
La técnica es versátil y permite ser aplicada en muchos campos. Sus repercusiones en la vida cotidiana no se harán esperar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s