Un simple plátano. Carta de una médico cooperante sobre la gratitud – PUblicado en El Blog Alternativo

Hace algunos años que compruebo la fuerza, la energía que se libera y que me favorece cuando “aplico” por cualquier circunstancia, por pequeña que sea, aún las desagradables, la GRATITUD…
Aquí toca decir, como leí en algún librito de Conny Mendez: 
NO ME CREAS NADA… COMPRUÉBALO POR TI MISMO Y SERÁ TU VERDAD TAMBIÉN !!!

Para muestra…un “simple plátano” es suficiente!!!

Abrazos de Luz !!! Tom
********************
Este texto es una carta al director enviada al suplemento de un periódico, XL Semanal, y que ganó el premio a la mejor carta de aquella semana. La firma Dulcina Fonseca García y se titula “Un simple plátano“.
Me impresionó por su sinceridad, sus vivencias, su capacidad para ir contracorriente como hemos animado en el post del cuento del sapo  y por supuesto porque es un canto a una de las mayores virtudes humanas y una gran energía: LA GRATITUD.
Un simple plátano
Después de 11 años trabajando como médico en uno de los países que hemos bautizado como ‘Tercer Mundo’, debí volver a mi casa por asuntos personales.
En una cena  familiar, un pariente cercano me preguntó que para qué había estudiado Medicina si estaba malviviendo en una zona perdida de la selva. Sin siquiera darme tiempo a responder, justificaba socarronamente su duda afirmando que, para vivir así, mejor me hubiera hecho misionera y no habría tenido que ¿malgastar? los mejores años de mi juventud estudiando.
Lo realmente curioso es que casi todos los allí presentes le daban la razón haciéndome sentir un animal raro.
Quizá yo pensaría como ellos si me faltase la experiencia de estos años: muchos pacientes han llegado a ofrecerme un plátano como agradecimiento por haber ayudado en un parto o haber aliviado un dolor innecesario de una enfermedad incurable.
Un simple plátano, qué miseria para nuestros estómagos saciados, ¿verdad?. Lo que muchos no saben es que dos plátanos son la cena incluso la comida de un día completo de un matrimonio con tres niños. Sin embargo, en una acción de máxima gratitud (eso que a los occidentales nos falta) han reconocido mi modesto trabajo compartiendo conmigo lo máximo que tienen. ¿Puede un profesional sentir mayor satisfacción?
Dulcina Fonseca García
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Naturayarte: reflexiones sobre el precio del arte y nuestro …
DIARIO DE GRATITUD: ya es hora de valorar lo que tenemos …
Doctor Veg, tu cesta orgánica en casa
V DE VENDETTA: la amplia dimensión del amor y la voluntad …

Related Posts with Thumbnails

¿Te ha sido útil este artículo? ¿Nos invitas a un café? Haz click aquí, ¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s