Amar el Camino. Mejorar la comunicación con mi pareja

Un punto que considero importante en todo éste proceso de los cambios que ocurren en el mundo…
Comparto e intento poner en práctica lo descrito aquí que se llama “AMAR EL CAMINO” y lo que se describe como “COMUNICACIÓN DE CORAZÓN”

Abrazo de Luz !!! Tom 
***********************
Me gusta observar las relaciones de pareja como dos caminos que se cruzan al igual que lo hacen las líneas paralelas en el infinito. Parece ilógico que dos caminos que van paralelos puedan cruzarse en algún punto, pero según las matemáticas, este hecho ocurre en el infinito. Pero el infinito de las matemáticas, no es un punto en el espacio o en el tiempo inalcanzable, si no que representa en sí mismo, lo permanente. Y en el escenario de la vida, lo que permanece es la eterna transformación del presente.
Cada individuo esconde en sus armarios internos, algo que no le gusta de sí mismo, de otros o del mundo, y para el momento en el que las dos personas se cruzan, cada camino trae consigo su propia historia de risas y llantos. Todos los seres humanos tienen pendientes de integrar, desdichas, vergüenzas y carencias vividas en su camino, pero se niegan a abrazar porque siguen creyendo que su PRESENTE hubiese sido mejor si su pasado hubiese sido diferente.
La mayoría de estas personas inician una relación de pareja asumiendo dos premisas equivocadas:
a.-Mi relación de pareja me va a hacer feliz
b.- La mayoría de las experiencias que voy a vivir con mi pareja van a ser placenteras. Estas dos fantasías junto con la idea de que tu vida habría sido mejor, es la gran mentira a la que tu pareja te va a confrontar constantemente.
La escala de valores individual
parejaSi de algo nos sirven las carencias en la vida es para que el camino que hagamos tenga un sentido y una búsqueda específica, ya que si no nos perderíamos en la infinita exploración de la vida misma al nacer. A medida que los científicos avanzan en sus descubrimientos, es cada vez más difícil entender el universo si re-conectar las distintas disciplinas, porque la ciencia está llegando a la conclusión de que TODO ESTÁ CONECTADO. Igualmente, la comunicación de la pareja es difícil de entender si no se tienen en cuenta las distintas “partes” o aspectos de la persona con independencia de la propia pareja.
Por ejemplo, es vital tomar en cuenta los modelos de comunicación que cada persona ha tenido en sus caminos. También hay comportamientos heredados de abuelos e incluso de generaciones anteriores que se pierden en la historia de la familia pero que están en el inconsciente individual. A esta consideración, no podemos dejar de sumar tampoco la propia interpretación que cada persona hace de la VIDA MISMA a través de su escala de valores.
La escala de valores de una persona es aquello que es valioso para esa persona y, por extensión, también representa una jerarquía de lo que es más importante y lo que es menos importante. Lo interesante es que al crear nuestra escala de valores, le ponemos etiquetas a la VIDA MISMA creando ilusiones y mentiras alrededor de los conceptos de “bueno” y “malo”.
Si la vida tiene una regla por la que se rige, esa es la de la conservación del equilibrio o dualidad.
Esto significa que por cada escala de valores tiene que haber una escala de valores opuesta y complementaria. Así como el día y la noche, que son opuestos complementarios porque en la existencia de uno, se apoya la existencia y la valoración del otro. Si solo existiese la noche no tendría sentido ni valoraríamos el día y viceversa.
¿Qué estropea la comunicación en la relación de pareja?
Es muy habitual encontrar que las personas se agrupan inconscientemente por escalas de valores opuestas y complementarias. Por ejemplo, si uno de los miembros de la relación valora mucho su desarrollo profesional, su pareja es más que probable que valore mucho más las relaciones familiares. Cada persona valora o busca en su vida lo que más percibe que le falta. Y además de no haber escalas de valor mejores ni peores tampoco es un error emparejar tu escala de valores con su opuesto complementario.
Lo que es un hecho innegable es que, como las personas construyen su escala de valores juzgándose a sí mismos, a otros o al entorno y ponen etiquetas del tipo “esta persona/situación es buena o mala”, nos vemos abocadas a atraer, a convertirnos o a crear en nuestra relación de pareja, aquello que todavía no hemos abrazado de nuestra trayectoria vital.
Esto que también podría parecer un error de la vida, es la inteligencia de la vida en acción para darnos la oportunidad de DARNOS CUENTA que aquello que etiquetamos como bueno no es tan bueno ni aquello que pensábamos que era tan malo es tan malo. Es decir, que etiquetamos a las personas o las situaciones como buenas o malas si “apoyan” o “desafían” nuestros valores, pero que realmente esas personas y las situaciones no son o no fueron en sí mismo buenas o malas, si no SOLO PERSONAS o situaciones vividas.
Lo que hace que la comunicación se pierda, resquebraje o desaparezca en las relaciones es la confrontación de las escalas de valores individuales. Y este hecho se produce por desconocimiento de las escalas de valores individuales y la de la pareja pero, sobre todo, porque las personas no practican el arte de la comunicación afectuosa o de corazón.
Comunicación de corazón
Hay tres tipos de interacción entre las personas y es normal que coexistan. Si una de las personas se comunica teniendo en consideración solo lo que para ella misma es importante, se produce una comunicación descuidada o desatendida porque excluye a su pareja y no la considera. Si esa misma persona se comunica teniendo en consideración solo lo que es más importante para su pareja y no considera por igual lo suyo propio, se produce una comunicación cuidadosa en donde pones a tu pareja por encima de ti y la valoras más a ella que a ti mismo.
Lo que tienen en común las dos anteriores es el trato desigual que das a tu pareja o a ti en cada uno de ellas. En el primer caso te sobrevaloras y en el segundo caso de minimizas. Y en lo que se refiere a tu pareja, en el primer caso la subvaloras y en el segundo exageras su importancia. No creo que sentirse superior a tu pareja sea menos indigno que sentirse inferior. Y estoy seguro que ninguna comunicación de corazón busque exagerar o minimizar a alguien.
Toda pérdida de comunicación en las relaciones de pareja está viciada de una de estas dos formas de manifestarse. Las rupturas en las relaciones se producen cuando al menos uno de los dos percibe que las diferencias de valoración son importantes o que los desafíos que tu pareja le pone a tu vida para que tú vivas tus valores son muy dolorosos. En este caso, el dolor de la ruptura es menor que el dolor de continuar juntos.
Arreglar la comunicación
parejaSepararse en ese estado de incomunicación te conduce a quedarte estancado en tus propias miserias, es decir, anclado en tus razones, que principalmente son un conjunto de mentiras que te has creído. Lo que tu pareja te está mostrando al desafiar tu escala de valores es precisamente la parte de ti que niegas, o que no consideras demasiado importante. Es en definitiva una parte tuya que vive en la sombra, o escondida en tu inconsciente, o renegada bajo el cartel “Yo no soy así”. De cualquiera de las manerasesa parte que te muestra tu pareja es la parte que te cuesta abrazar de tu pasado., por ejemplo a quien te cuesta abrazar aún es a tu padre o tu madre, que no te extrañe que tu pareja, o alguno de tus hijos, se estén comportando de una forma que aunque te desagrada, te hará acercarte a tu padre/madre o, al menos te da la posibilidad de que lo hagas. En este caso, la incomunicación con tu pareja no sería solo un perjuicio si no que te está brindando el beneficio de poner a tu padre en tu corazón. Si vemos la incomunicación de la pareja dentro de un contexto más amplio, habitualmente es un mecanismo compensador de tu propia evolución y crecimiento. Y aunque no te guste lo que sientes, es una experiencia imprescindible de vivir y requiere también entrenamiento y aprendizaje.
Ahora bien, a medida que, además de abrazar los mecanismos compensatorios de la incomunicación, seamos capaces de hacerle sentir a nuestra pareja que sus valores son igual de importantes que los nuestros, y que los nuestros son igual de valiosos que los suyos, más nos estaremos comunicando afectuosamente con nuestra pareja. Y es muy difícil que dos personas disputen, se distancien o peleen, si ambas sienten la justa valoración que el otro hace de él o ella.
Amar tu camino
Todos buscamos el AMOR. Pero nuestras escalas de valor simplifican este concepto erróneamente considerando al AMOR como los aspectos positivos de nuestra vida, cuando en realidad, el amor no es algo que pueda ser etiquetado universalmente a través de ninguna valoración individual, ya que lo que significa positivo para unos, no lo es para otros. El AMOR es, si acaso, algo que contiene todo, NO EXCLUYE A NADIE NI A NADA.
Por eso, aquellas partes de tu pasado que aún no has integrado, son las partes de la vida que todavía rechazas, y como no hay diferencia entre la vida y tú mismo, si no amas una parte de la vida es porque NO AMAS ESA PARTE DE TI. Entonces, ¿Cómo podrías sentirte pleno, rechazando una parte de ti o de la vida? Tu pareja, inconscientemente, va a comportarse de forma que apoye el hecho de que tu TE AMES A TI MISMO. Tu pareja está diseñada para desafiarte tanto como tú te resistas a abrazar tu pasado y las personas que aún no has puesto en tu corazón.
  Actor, escritor y coach

Seguir leyendo en uakix.com: http://www.uakix.com/articulos/amar-el-camino.-mejorar-la-comunicacion-con-mi-pareja.html#ixzz1dfpfefxi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s