Marco, de directivo a ermitaño. Crecen los desertores del Sistema

Antes de emitir algún prejuicio, opinión ácida o denigrar contra el sistema, podemos revisar en base a que paradigmas vivimos, nos movemos, existimos…

Es cada vez más evidente que, como dicen muchos que descreen de los cambios diciendo que “siempre existieron personas que se salen del “molde” social”.

Bueno, aquí se explica más profundamente lo que ocurre cuando sobreviene un despertar consciente de que en algo no encajamos con el sistema y se tiene las agallas, valentía, compromiso para hacer lo necesario e instalarse en otro plano de existencia más equilibrada, armónica con el entorno, comprometida, sobre todo, con nosotros mismos. Hay que tenerlas bien puestas como se dice en lenguaje popular…

Alguno hasta se atrevería a decir de Marco: Pobre, cayó en desgracia…y creo que es justo lo contrario: Marco cayó en Gracia y desde ese momento, es más y mejor su vida, más fiel a si mismo y de rebote, y por aquello de SOMOS UNO, también aporta algo mejor para el planeta entero.

Y ahora me pregunto y Te pregunto: Y por casa como andamos?

Abrazos de Luz !!! Tom

**********************************

Click aquí para ver el vídeo de este post

“Antes no tenía nada más que el trabajo y yo no estaba en armonía con mis propias aspiraciones, sabía que el cargo de director no iba conmigo. Absorbía toda mi vida más allá de las 8 horas de trabajo y era difícil “quitarme la espina” cuando estaba en casa. En lugar de eso quería establecer un contacto más profundo y más en armonía con el medio ambiente”

“Me di cuenta desde el principio que mi vida estaba sumergida en las necesidades secundarias provocadas por el Sistema. Yo estaba lleno de cosas que no necesitaba y de las que tenía que liberarme lentamente. De esta manera era más fácil hacer frente a las necesidades primarias de supervivencia -comida, ropa y refugio-  y no seguir influenciado por el marketing, la política o las directrices de la escuela”

“Si todo el mundo eliminara lo superfluo y por medio de la introspección descubriese cómo cubrir sus necesidades básicas, se entendería fácilmente todo lo que podemos hacer en este mundo…”

Marco, ex-directivo y ermitaño

“Houston, tenemos un problema”Miles de jóvenes en los países ricos se están echando al monte, dando una patada al modelo económico y social dominante, y recuperando valores y formas de vida mucho más humanas.

Frente a la economía de la infelicidad y la injusticia está en auge un movimiento mundial que apuesta por vivir más despacio, consumir menos, escucharse más, cuidar la Naturaleza, tener tiempo para lo que realmente importa y ser más conscientes de nuestro paso por este mundo.

Y ni es utopía, ni son cuatro vagos que quieren vivir del cuento como se intenta desprestigiar,  es simplemente otra opción de vida.

Una lectora nos envía desde la prensa italiana el caso de Marco, un brillante licenciado en económicas y ex manager de un distribuidor de Yamaha que hace unos años pasó de “estar de viaje de negocios en en el Holiday Inn en Manhattan a dormir en los establos en la Toscana”.

Marco pertenece a una acomodada familia italiana que creyó que esto era una locura pasajera y que él volvería al redil cuando se le acabase el dinero, pero no ha sido así.

Como expresa en sus declaraciones, el mundo laboral le axfisiaba y era incoherente con sus principios de vida y sus aspiraciones. Ahora vive en un pueblo abandonado en la provincia de Teramo (Italia), cultiva un huerto, vive al ritmo de la Naturaleza, convive con las comunidades vecinas y toca por las fiestas y festivales de los pueblos.

El caso de Marco es solo un ejemplo y muchos pensarán que lo tiene fácil porque es un jóven sin hijos. Es cierto que a menos cargas-responsabilidades en la Vida, más capacidad de maniobra tenemos, pero nada impide que quien quiera realmente cambiar-mejorar su realidad, lo haga, y tanto en la ciudad como en el campo.

En Francia ya hay un 2% de neorrurales y rebeldes y en España hay muchas iniciativas de recuperación de pueblos abandonados,ecoaldeas, familias enteras que se van al campo a vivir (ejemplo 12345nosotros mismos y más), cooperativas de consumidores en las ciudades, agrupaciones de trueque, seguidores del decrecimiento y ciudades transición, usuarios de banca ética y en definitiva, DESERTORES DEL VIEJO PARADIGMA y del capitalismo depredador.

Con rastras o con el osito de Tous, y como dice Mafalda, “paren el mundo, que me quiero bajar”.

Info sobre Marco: Corriere della Sera

Y a continuación adjuntamos más artículos y documentales sobre economía y vida alternativa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s