Amy Winehouse y el Club de los 27

Antes de relacionar el artículo, voy a citar los últimos parrafos que, en mi opinión, resumen un sentido para lo que ocurre en casos así y que nos pueden llevar a la reflexión, tanto si somos famosos, como siendo simples y comunes ciudadanos…

Cito: 

“De lo único que estoy seguro es que hubo una lección de vida que queda reservada exclusivamente para ellos. Y otra lección va para los demás, aunque no seamos estrellas del rock: es básico estar en paz con uno mismo, hacer las paces con tu pasado, y hacerduelo por todo aquello de tu vida que te ha abandonado o que has perdido.!

“Si somos capaces de renacer ante todo eso, no caeremos y podremos expresar toda nuestra magnitud. Si no, seremos un niño herido y perdido, abofeteado, deambulando con el balón pinchado bajo el brazo, y corretearemos por la vida metidos en un traje de adulto, sin poder discernir ni sentir con claridad debido a las heridas que todavía arrastramos y que aún están abiertas.”

Abrazos de Luz !!! Tom

*********************************

Es así de simple: “crónica de una muerte anunciada”. Murió la cantante Amy Winehouse con sólo 27 años, para ingresar en el selecto club de artistas fallecidos a esa edad: Jim MorrisonBrian JonesRobert JohnsonJimi HendrixJanis JoplinKurt Cobain, Alan Wilson, Ron Mckernan, Cecilia, y un sorprendentemente largo etcétera.

Tras una muerte así se convierten en una leyenda, o en un apestado. A menudo en las dos cosas, y en función de la simpatía generada la gente se decanta por un adjetivo u otro. Adjetivos, en todo caso. Y fríos, teniendo en cuenta que detrás hubo alguien que nació y vivió para algo.

Soltar ríos de tinta por una sola persona, teniendo en cuenta la cantidad de muertes anónimas que hay a diario -por infinidad de causas-, podría resultar poco ético. A fin de cuentas vivió su vida, eligió lo que quiso hacer, explotó su talento y murió a consecuencia de sus propias decisiones.

No obstante, en EBA nos dedicamos a intentar mostrar una visión alternativa, o como mínimo a intentar plantearla. No es casualidad que alguien nazca con un foco mediático como el que gozaron los antes citados. Todos dejaron huella. En todos hay una posible doble lectura, buena y mala, un ángel y un demonio, en definitiva como en cada uno de nosotros.

Y si se continúa repitiendo la historia es porqué ni de lejos la moraleja está aprendida…

 

Resulta curioso que todos estos artistas vivieran rodeados de éxito, drogas, dinero, tuvieran una vida errática y una muerte a menudo traumática y bajo extrañas circunstancias. A nivel mediático se intentó amplificar lo escabroso, quizá para vender más discos y conseguir más dinero a su costa.

A vista de pájaro, El Club de los 27 se compone de personas con un enorme talento, creativas, y dotadas de una originalidad y de un magnetismo personal fuera de lo común. La mayoría sufrieron de inadaptación en su infancia, y fueron incomprendidos. Otros tuvieron un carácter agrio, demasiado egocéntrico, que les llevó a sufrir depresiones o altibajos de tipo emocional.

Dicho Club, no obstante, queda como anecdótico cuando descubrimos otros artistas que tuvieron una vida y una muerte similar, sólo que a otra edad: Elvis PresleyMichael JacksonHeath LedgerJohn LennonRiver PhoenixFreddy Mercury o Nick Drake.

La clave en estas personas está en que su gran talento y su gran fuerza expresiva y de captación de masas les supuso, para ellos mismos,un gran reto para llevar a cabo esa tarea y luchar contra las adversidades heredadas, tanto por las vivencias familiares como por sus propias limitaciones personales.

Decididos a expresar sus talentos, buscaron la forma de hacerlo. Cuando la industria de la música les absorbió, se encontraron con el monstruo: imagen, contratos, obligaciones, responsabilidad ante cientos de miles, y posiblemente una estética y un mensaje que distaba de sus pretensiones iniciales.

Nuestro lector alternativo Freeman, citó esto en un artículo suyo sobre The Beatles:

“Pero… he aquí algo que no entró en los planes de los oscuros: no sólo el cambio de esquemas musicales, de consumo y conductuales en la juventud fue hacia el lado negativo, sino que también, simultáneamente y para todos aquellos que estaban maduros y receptivos (que eran minoría, es verdad), la influencia de la nueva música y de las nuevas formas tuvo justamente un efecto de polarización positiva, como un revulsivo, llevando a muchos a salir de sus límites mentales para abrazar la espiritualidad, el pacifismo, el activismo y el amor incondicional. Luego, esas semillas de luz crecieron hasta crear, con los años -de padres a hijos-, UN EJERCITO DE CIENTOS DE MILLONES DE PERSONAS QUE HOY ESTÁN CONSCIENTES Y ACTIVAS por un mundo más humano y armónico.

Por eso siempre digo que los Beatles nos trajeron algo del cielo, y algo del infierno. “

Es decir, coincide casi en todos los casos que esas grandes virtudes, esa capacidad para crear, para expresar y para captar la atención, secontrastan con grandísimos defectos que, en momentos de gran crisis personal, afloraron y se tornaron en su contra. Lo oscuro absorbió a lo luminoso.

Pero lo luminoso se transmite, a pesar del rebozado mediático, y a pesar de todo. Se transmite porque el artista auténtico trabaja desde el alma, y no desde el simple concepto o estructura. Él mismo es el canal, el que es capaz de decir lo que se debe decir, y lo que ha venido a decir. Por eso, todo lo que no procede de ahí se percibe, se siente. Puede colar, los menos sensibles tragan, pero se nota y se sabe lo que verdaderamente viene de dentro y lo que está hecho solamente por guión.

El caso de Amy Winehouse no es algo aislado. ¿Quizá no recuerdan nuestros lectores a alguien a quien una vez conocieron y que contaba con grandes capacidades, pero poco aplicado y demasiado enfadado con el mundo como para no rebelarse negativamente contra él? Aquél que estudiando poco o nada aprobaba, el que destacaba en un deporte sin entrenar, el que podía ganar dinero de un modo fácil…

Normalmente debido al condicionamiento familiar, a el pasado y a sus propias características personales estas personas son incapaces de sobrellevar tal peso y, ante sus inseguridades, ceden. En el caso de Winehouse su tendencia a la depresión y sus trastornos de alimentación derivaron en el consumo de drogas y el alcoholismo. Pasó por una fase en 2005 en la que lo pudo controlar, pero mientras escribía las canciones de Back to Black, recayó.

Las drogas se pueden utilizar de muchas formas. Para muchos suponen un atajo y una evasión a sus problemas, para terminar convirtiéndose en una prisión más que en una liberación. Muchos los tachan de “drogatas”, yo prefiero pensar que las tuvieron a mano y en sus miedos, su falta de confianza, y sus desazones, tiraron de ellas como consuelo.

Se necesita mucha fuerza para salir de ese atolladero, tal como hicieron Eric ClaptonPaul McCartneyDavid BowieWhitney Houston

Esta era Amy Winehouse en 2004, antes del boom mediático que supuso su disco Back to Black, en 2006:

Así estaba en 2007, cuando recibió un premio Brit Award:

Y este era su aspecto últimamente:

La degradación personal no es lo único que se puede resaltar de estas fotos. De la primera a la segunda foto hay un cambio de imagen sorprendente. En 2004 Winehouse ya había grabado su primer disco, “Frank”, y gozaba de reconocimiento en el Reino Unido. En la segunda foto, a mi parecer, su estética responde a una operación de marketing dirigida a encumbrarla como reina del Soul.

Su voz de contralto era perfecta, sus letras también. Pero dudo mucho que para ella fuera su terreno musical deseado. En su primer disco se observan diferencias musicales sustanciales, tan sustanciales, que en mi modesta opinión solo pueden responder a un “maqueado” digno de la operación comercial de una discográfica.

La pena es que realmente tenía talento, escribió buenas canciones y tenía una portentosa voz, expresiva y personal. Quizá no hacía falta tanto marketing… al final, hemos acabado viendo de ella más miserias que otra cosa. Y posiblemente, teniéndolo todo, sufrió muchísimo.

Si comparamos el proceso de Winehouse con muchos de los del Club de los 27, y con muchos otros que se fueron con otra edad pero en las mismas circunstancias, veremos que encaja casi al dedillo.

De lo único que estoy seguro es que hubo una lección de vida que queda reservada exclusivamente para ellos. Y otra lección va para los demás, aunque no seamos estrellas del rock: es básico estar en paz con uno mismo, hacer las paces con tu pasado, y hacerduelo por todo aquello de tu vida que te ha abandonado o que has perdido.

Si somos capaces de renacer ante todo eso, no caeremos y podremos expresar toda nuestra magnitud. Si no, seremos un niño herido y perdido, abofeteado, deambulando con el balón pinchado bajo el brazo, y corretearemos por la vida metidos en un traje de adulto, sin poder discernir ni sentir con claridad debido a las heridas que todavía arrastramos y que aún están abiertas.

Más información Amy Winehouse: Web OficialWikipedia
En El Blog Alternativo: La aportación positiva de Michael Jackson
En El Blog Alternativo: Frederic Chopin, el médium de la música
En El Blog Alternativo: Whitney Houston, se puede salir del infierno
En El Blog Alternativo: 12 segundos de oscuridad, de Jorge Drexler
En El Blog Alternativo: Thomas Quasthoff, la discapacidad interna y externa

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s