Los 4 elementos descritos por M. Night Shyamalan en AIRBENDER – Publicado en El Blog Alternativo

Los 4 elementos descritos por M. Night Shyamalan en AIRBENDER

 Publicado en El Blog Alternativo

Airbender, El Último Guerrero se estrenó hace ya un año (2010). Tuve la oportunidad de verla hace unos días en DVD. Debo reconocer que soy ferviente seguidor de M. Night Shyamalan, su director.

Este señor siempre me sorprende, sea por un lado o por otro. Esta vez ha cosido una película de un modo precioso, muy vistosa, muy entretenida, y con un contenido sorprendentemente profundo, pues nos presenta el funcionamiento de los 4 elementos(Aire, Agua, Tierra, Fuego) desde la épica, la fábula, casi el cuento, y trazando paralelismos con la vida real.

Encontré ligazón con los 4 tipos psicológicos de Carl Gustav Jung, con la filosofía budista, el taoísmo…

Y también una fantástica forma de presentar el tema a los más jóvenes de casa, con suficiente trascendencia, y barnizado con efectos especiales atractivos. Es decir, entretenimiento y tema a partes iguales.

Shyamalan se ha caracterizado por hacer películas de acción, misterio, incluso terror y suspense, basadas en un contenido trascendente que ayude al espectador a ir más allá. En sus filmes es fácil encontrar referencias a valores universales, de más o menos trascendencia.

Por desgracia – aunque siendo malo diría “por lógica”- la crítica se ha dedicado a machacar todo lo que ha hecho. Excepto con El Sexto Sentido, en que el público llenó las salas como nunca, el resto de películas no han tenido tanta aceptación popular y la crítica se ha cebado con ellas. Un conspiranoico diría que han aprovechado la ocasión para intentar dejarlo fuera de Hollywood. Que cada uno juzgue. Sus películas, una por una, enfocan una serie de temas de manera profunda, hasta para acabar resultando incómodas:

El Sexto Sentido: las desencarnaciones violentas y el difícil tránsito de las almas que las sufren, la mediumnidad auténtica y el trabajo que desempeñan las personas con ese don.
El Protegido: las verdaderas capacidades innatas en cada uno, nuestra parte luminosa y oscura como parte de un todo, y los cómics como fuente de arquetipos luminosos.
Señales: la pérdida de la fe, la pérdida de trascendencia, y la sincronicidad.
El Bosque (The Village): el miedo como paralizador del propio proyecto personal, y la tendencia a evitar y a no aceptar el dolor infringido por las experiencias negativas.
La Joven del Agua: la desconexión del ser humano con la naturaleza, sus elementos y su funcionamiento.
El Incidente: la fragilidad del Hombre ante elementos ajenos que puedan poner en peligro su continuidad como especie, y los supuestos “ataques” que recibimos.

En Airbender no se queda corto.

La película presenta un mundo en el que viven 4 naciones: la nación del Aire, la del Agua, la de la Tierra y la del Fuego. Cada uno vive en función de sus características, en lugares diferentes, y en ellas encontramos maestros que son capaces de dominar su propio elemento.

La nación del Fuego es la más poderosa técnica y tecnológicamente. Dicha nación se niega a aceptar la existencia de un mundo de los espíritus, no tangible, y se niega a vivir bajo sus preceptos. Desarrollan modos para evitarlo, y utilizan filosofía ancestral de un modo negativo; se han propuesto dominar al resto de naciones para impedirles que los maestros de cada una de ellas ejerzan y enseñen su sabiduría.

No obstante, son la única nación que necesitan tener su elemento creado artificialmente para poderlo usar. Las otras 3 naciones están rodeadas de él, y no lo necesitan. Y algunos de sus maestros pueden crear el elemento de la nada.

La nación del Fuego teme la vuelta del Avatar. El Avatar reencarna sin parar desde hace siglos, y es el único que es capaz de mantener el equilibrio entre los 4 elementos. Domina los 4, y tiene un nivel superior a cualquier otro mortal. El Avatar, además, puede comunicarse con el mundo de los espíritus y transmitir al resto los conocimientos y la sabiduría del “otro lado”.

La película se inicia con la reaparición del Avatar, el personaje del niño Aang, y su periplo por aceptar quién es y entrenarse en el dominio de los 4 elementos.

Para no desvelar más cosas del argumento, creo que con esto es suficiente…

Los paralelismos con nuestra sociedad son varios:

La nación del Fuego se asemeja a aquellos que en el ejercicio de sus conocimientos, su gran dominio de lo material y su gran intelecto, han renunciado a toda aquella parte de la existencia en que lo trascendente sea una realidad.

La energía luciferina u oscura, puesta en La Tierra para acelerar la evolución y para conocer la parte oscura que también somos, se relaciona con el fuego. Pensemos en el infierno, y las representaciones del demonio. Evidentemente, es un símbolo, una representación.

Hay que subrayar que el Fuego es una función psíquica muy elevada pues es relativa a la intuición, al conocimiento no lógico, a todo aquello regido por el hemisferio derecho del cerebro que entiende, capta y comprende sin necesidad de procesos intelectuales.Tan elevado es, que su otra cara puede resultar nefasta, pues usar esos conocimientos de un modo oscuro y egoísta puede causar mucho mal.

Desde hace milenios que habitan en el planeta seres humanos que renunciaron al “mundo de los espíritus”, comprendido como lo trascendente o transpersonal, y que se centraron en el dominio de todo lo material para permanecer en su estado. Es evidente que estas personas intentan dominar al resto impidiendo el trabajo que puedan realizar para el dominio de su propio elemento, propósito y ideales. Sin ir más lejos, son los que han creado la crisis actual y los que llevan controlando la economía desde principios del siglo pasado. También son los responsables de un desarrollo tecnológico puntero en el mundo y de su uso casi en exclusiva, además de su comercialización.

El nacimiento del Avatar no es otra cosa que una representación de aquellos personajes que han ido encarnando y dejando su mensaje para ser interpretado: Jesús, Buda… un ser con suficiente nivel evolutivo como para legar algo que ayude a reunir a las naciones. Evidentemente, la nación del Fuego, la de la película y la de la vida real, se ha ocupado de tapar o disfrazar ese legado. No les basta con eliminar a los Avatares, pues reencarnan y volverán para contar lo mismo otra vez. Con disfrazar, negar o despistar con información confusa es suficiente.

La gestión de los elementos, tal y como se presenta en la película, es muy interesante. Por ejemplo, el Avatar debe dominar el Agua antes que los otros (excepto el Aire, que es el suyo propio por nacimiento).

El Agua representa las emociones, y las emociones son aquello más difícil de dominar y controlar, incluso más que el instinto. El Avatar debe pasar por un proceso de aceptación de una herida emocional profunda para poder dominar el elemento. Tal y como le dice un maestro, “el Agua es aceptación”. A causa de dicha herida cada vez que toca agua esta se desborda, se desune o se descontrola.

En nuestra vida personal es imprescindible dominarlas, gestionar nuestros traumas, aceptar lo que nos ha pasado, quiénes somos, para luego avanzar en el dominio del resto de aspectos. Realmente, las emociones son agua desbordada que debe ser conducida hacia cauces donde fluya. Agua desbordada puede ser sinónimo de destrucción y descontrol, también de fuerza incontrolable, o de potencia sin control.

Jung definió sus 4 tipos psicológicos basándose en los 4 elementos:

-Pensamiento: Aire

-Sentimiento: Agua

-Sensación: Tierra

-Intuición: Fuego

Cada uno de nosotros nace con predominancia de uno de ellos, y trabajamos en su “dominio”.

Tal y como vemos en este gráfico, si desarrollamos un tipo inhibimos el opuesto creando comportamientos inconscientes con ello. Jung definió los 4 tipos como un modo simple y entendible para comprender las tendencias personales y el enfoque individual de cada uno con respecto a la vida. Por ejemplo, un pensante no comprenderá a un sintiente, pero la suma de los dos (2 opuestos, dos caras de la misma moneda) supone una unidad de trabajo completa. Y la rueda de los 4, el dominio de los 4 elementos, supone la maestría humana.

La Astrología Evolutiva divide los 12 signos astrológicos en 4 grupos de 3, cada grupo de un elemento diferente. La vivencia en cada signo supone la experimentación de ese elemento. Evidentemente, poca gente es de un elemento puro, sino que vive el predominio de uno de ellos.

En las leyendas y la literatura, el dominador de los 4 elementos es el Mago Blanco. Es aquél que usa su magia sólo cuando se necesita y para el bien común. Su opuesto, el Mago Negro, la usa en beneficio particular y siempre que puede. Como siempre, el paralelismo que se puede trazar con la vida real es impresionante. Que nadie espere ver a Gandalf por la calle, claro… pero ¿alguno de nuestros lectores quizá no conocerá a alguien que sabe muchas más cosas de las que dice, y que tiene gran capacidad para resolver y cambiar situaciones? o, por el contrario, ¿a alguien con la fuerza suficiente para conseguir siempre lo que quiere sin complejos, ética ni límites?

Toda esta cantidad de información está reunida en la película de un modo simple, claro y entendible. Verla con los más pequeños puede ser interesante. Pues la moralina viene después y no antes, y eso es un gran logro.

A menudo las propuestas para niños y niñas, o jóvenes, “huelen” demasiado a pedagogía y ellos lo notan. El arte de este tipo debe entretener, primero, y enseñar, segundo. Aunque el próposito primero sea enseñar, es muy importante que la vestimenta sea lo primero que vean. Nuestros niños están saturados de pedagogía escolar, tanto que a menudo más pedagogía de ese tipo ya no les entra y desconectan.

La película es la primera de una serie de tres, aunque su discreta recaudación puede ocasionar que haya sólo una más .

Airbender, El Último Guerrero, está basada en una serie de dibujos animados de Nickelodeon titulada, Avatar, The Legend of Aang. Dicha serie goza de contenidos similares y más extensos que la película. Seguidores de la serie criticaron duramente la adaptación del guión, cosa que pasa habitualmente en el cine, como por ejemplo sucedió con V de Vendetta.

Los vídeos pertenecen a The Last Aibender, editada por Paramount Pictures en 2010 y escrita, dirigida y producida por M. Night Shyamalan.

Más información The Last Airbender: Web Oficial EEUUWeb Oficial España
Más información M. Night Shyamalan: Web OficialWikipedia
En El Blog Alternativo: La Sombra y la felicidad

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s