CO-HOUSING: convivencia humanizada e inteligente

Para el que se conserva escéptico respecto a la afirmación de EL MUNDO ESTÁ CAMBIANDO (pero con el agregado de) “HACIA UN MUNDO MEJOR” , comparto éste artículo publicado en El Blog Aternativo sobre lo que es el CO-HOUSING.

Abrazo de Luz !!! Tom

***************************************

“El concepto de “co-housing” se introdujo en EE.UU. a finales de los ochenta procedente de Dinamarca. En 2008 había 113 comunidades y otras 111 planeadas o en construcción. Se estima que, en 20 años, 350 comunidades de este tipo surgirán cada año. El denominador común de dichos grupos, que no pertenecen a ningún tipo de religión o creencia determinada, es que son 100% gestionadas por los residentes por medio del CONSENSO”

“Lo que más admiro personalmente de “co-housing” es la enorme calidad humana de mis vecinos, su cordialidad, energía y humanidad y, sobre todo, su determinación por conseguir una comunidad en la que todos se sientan LO MÁS FELICES POSIBLES. Es un nuevo concepto de vecindario inteligente y humanizado donde se respetan las diferencias, nos conocemos y nos ayudamos unos a otros con alegría y confianza”
Dolores Rubio

La vida moderna actual se caracteriza por el stress, la competitividad, la soledad y el consumismo. De hecho, eso es lo más rentable para el Sistema. Durante varios siglos el modelo social imperante se ha cargado LA TRIBU que acogía a los personas y que les permitía desarrollar su individualidad amparados por el colectivo.

La verdad es que, en general y menos para tomar una cerveza, estamos más solos que la una… Los pisos en las ciudades cada vez son más pequeños, los horarios más largos, desconocemos a nuestros vecinos y vivimos a golpe de VISA.

Pero existe una opción muy poco conocida y comunicada pero que va creciendo con paso firme. Se trata del CO-HOUSING o vivir en comunidad. Y no hablamos de comunas hippies, ni de resucitar La Casa de la Padrera, sino de una forma de convivencia inteligente y bien organizada, aceptada entre sus integrantes que permite privacidad total junto con espacios comunes y donde cada persona es un miembro útil para el colectivo.

Publicamos a continuación un artículo aparecido en la revista online Biocultura 44, de la que hablamos aquí, en el que Dolores Rubio, creadora de Bebés Ecológicos y que reside varios meses al año en la comunidad de Touchstone en Michigan (USA), explica su testimonio y los principios del co-housing, que podemos resumir en COMPARTIR con civismo.

Dicen que vivir en una comunidad sana, respetuosa y consciente es un gozo para toda la familia y que ofrece muchas ventajas, sobre todo para los niños que crecen en libertad y jugando, aprendiendo con otros niños durante gran parte del día.

Y no hay que irse tan lejos para disfrutar de esta forma de vida porque en España también existen ecoaldeas (1 y 2) o comunidades bienavenidas.

Tenemos que cambiar la historia y esa losa de que el hombre es el lobo para el hombre cuando hasta la nueva biología está desmintiendo la lucha feroz darwiniana y demostrando que la bondad y la cooperación son principios vitales fundamentales.

Con casitas de colores o sin ellas, PODEMOS VIVIR MEJOR

Y esta es la experiencia de Dolores Rubio (pdf, página 21)

El concepto de “co-housing” se introdujo en EE.UU. a finales de los ochenta procedente de Dinamarca. En 2008 había 113 comunidades y otras 111 planeadas o en construcción. Se estima que, en 20 años, 350 comunidades de este tipo surgirán cada año. El denominador común de dichos grupos, que no pertenecen a ningún tipo de religión o creencia determinada, es que son 100% gestionadas por los residentes por medio del consenso.

Aquí no importa tanto la mayoría, sino el que todas las opiniones/posiciones sean consideradas y respetadas. La idea de que cada persona tiene “una parte de la verdad” se toma muy en serio, así que, aunque se tarde más en llegar a una decisión, al final todos y cada uno han sido incluidos y se desarrolla la creatividad para el bien común.

BUSCANDO LA LIBERTAD

Las viviendas han sido construidas respetando el medio ambiente, en medio de bosques, tierras de cultivo, lagos… y alejadas (5 minutos en coche) de comercios y otras “amenidades”. Eso, en sí, ya es un gran atractivo. Sin embargo, “co-housing” significa mucho más.

Aquí la gente mayor/retirada juega con los niños y participa en la organización diaria de la comunidad. Su consejo y experiencia es muy apreciada y agradecida. Los jóvenes se ganan su dinerito trabajando de canguro para sus amigos/vecinos. Los niños juegan libres en las zonas peatonales que rodean las casas y el parque infantil o se pierden buscando insectos o ranas y espiando a los ciervos y culebras al anochecer. Para los niños es un paraíso donde se sienten protegidos y queridos por los adultos y comparten con sus amigos no sólo juegos, sino comidas, juguetes, mascotas… ¡y el huerto!

EL COMPARTIR

Además de reciclaje, taller mecánico, carpintería, manualidades, compost y huerta, tenemos una “casa común” equipada con cocina, habitaciones para invitados, mini-gimnasio, sala de juegos, de reuniones, de juguetes, lavandería, sala de televisión, de lectura… Allí compartimos almuerzos y cenas con los vecinos así como la limpieza y mantenimiento de zonas comunes y jardines.

Cuando llega alguien nuevo, incluso antes de mudarse, los vecinos contactan presentándose y ofreciendo su ayuda. A cambio se compromete a unas 4 o 5 horas de trabajo al mes por adulto/casa. Así ahorramos costes a la comunidad, recursos y nos beneficiamos de los talentos que tenemos en casa. También se organizan talleres muy interesantes y yoga o compartimos el cuidado de nuestros hijos con otros vecinos.

Las distintas ocasiones como fiestas religiosas, cumpleaños o simplemente el cambio de estaciones se celebran con pot-lucks donde cada uno aporta un plato al grupo y se canta, enciende un fuego, se hacen proyectos de arte, se organizan juegos, deportes, se baila… Para los cumpleaños de los niños, con frecuencia no se aceptan regalos, sino sólo la presencia de otros niños para jugar.

Tenemos una tendencia a no acumular y evitar el consumismo excesivo. (¡¡¡Sí, sí, eso también pasa en USA!!!).

VECINDARIO ALEGRE

Por medio del sistema de intranet nos comunicamos por e-mail y anunciamos necesidades, objetos perdidos, advertencias, cosas o muebles que ya no hacen falta y no queremos tirar.

En realidad vivir en “co-housing” es como vivir en una gran familia, con la ventaja de no tener que dar explicaciones si prefieres el silencio de tu hogar en algún momento.

Lo que más admiro personalmente de “co-housing” es la enorme calidad humana de mis vecinos, su cordialidad, energía y humanidad y, sobre todo, su determinación por conseguir una comunidad en la que todos se sientan lo más felices posible. Es un nuevo concepto de vecindario inteligente y humanizado donde se respetan las diferencias, nos conocemos y nos ayudamos unos a otros con alegría y confianza.

Dolores Rubio-Turtle es directora de Bebés Ecológicos y Pasión por Vivir y reside parte del año en Touchstone, una de las tres comunidades de “co-housing” que existen en Ann Arbor (Michigan, USA).

Revista Biocultura pdf, página 21

INFO

Cohousing
www.touchstonecohousing.org
www.sunward.org
www.gocoho.org
www.co-housing.org

En El Blog Alternativo: “Vivir sin empleo y con dignidad es posible” sobre ECONOMÍA ALTERNATIVA

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s