Compartiendo un poco de Luz

Así como Robby,  no pierdo la fe que de este Caos Creador que vive nuestro mundo está emergiendo una nueva conciencia superior.

Lo necesario en estos momentos es CREER  en la fuerza del  cambio y en los seres humanos que empujan esa masa crítica (conciencia cuántica).  Hagamos resonancia!

Hacen falta más Robby para ello. Invito a leer esta historia de Verdadero aprendizaje.

Saludos,

Myrla

 **************************************

 La Noche de ROBBY

Historia Verdadera

From Odilia Rivera

Traducción: Paola Damnotti

A insistencia de mis amigos, estoy escribiendo esta historia. Mi nombre es Mildred Hondorf, soy una maestra de música de la escuela primaria de Des Moines, Iowa. Siempre he incrementado mis ingresos dando clases de piano – algo que he hecho por más de 30 años.

A través de los años encontré que los niños tienen muchos niveles de habilidad musical. Nunca he tenido el placer de tener un prodigio a pesar de que le he enseñado a algunos estudiantes talentosos.

Sin embargo, también he tenido mi parte de lo que llamo alumnos “musicalmente desafinados”. Uno de tales estudiantes era Robby. Robby tenía 11 años cuando su madre (una madre soltera) lo dejó en casa para su primer lección de piano. Prefiero que los estudiantes (especialmente los varones!) comiencen a una edad más temprana, lo cual le expliqué a Robby.

 Pero Robby dijo que siempre había sido el sueño de su madre escucharlo tocar el piano. Entonces, lo tomé como estudiante. Bueno, Robby comenzó con sus lecciones de piano y desde el principio pensé que era un esfuerzo sin esperanza.

Por mucho que Robby trataba, el perdía el sentido del tono y el ritmo básico necesitados para sobresalir. Pero él obedientemente revisaba sus escalas y algunas piezas elementales que yo requería que todos mis estudiantes aprendieran. A través de los meses trató y trató mientras yo escuchaba  y me encogía y trataba de animarloAl final de cada lección semanal él siempre decía, “Mi mamá va a escucharme tocar algún día”. Pero parecía desesperanzado.

El, tan solo, no tenía habilidad innata. Yo solamente conocía a su  mamá a lo lejos mientras ella dejaba a Robby en casa o mientras esperaba en su viejo auto para pasar a buscarlo. Ella siempre saludaba con la mano y sonreía pero nunca entró. Entonces, un día  Robby dejo de venir a nuestras lecciones.

Pensé en llamarlo pero supuse por su falta de habilidad, que él había decidido perseguir otra cosa. Yo también estaba feliz de que dejara de venir. El era una mala publicidad para mi enseñanza! Algunas semanas más tarde envié por correo un volante a mis estudiantes por el recital que venía. Para mi sorpresa Robby (quien recibió el volante) me pregunto si podía estar en el recital.

Le dije que el recital era para estudiantes actuales y porque él había dejado los estudios él realmente no calificaba. El dijo que su madre había estado enferma y que había estado inhabilitada para poder llevarlo a las lecciones de piano pero que él aún estaba practicando. “Miss Hondorf yo tengo que tocar!”, insistió él.

No se qué me condujo a permitirle tocar en el recital. Tal vez fue sus persistencia o tal vez fue algo dentro mío diciendo que estaría todo bien. Llegó la noche del recital. El gimnasio de la escuela secundaria estaba lleno de padres, amigos y parientesPuse a Robby último en el programa antes de que yo saliera y agradeciera a todos  los estudiantes y que yo tocara una pieza final. Yo pensé que cualquier daño que el hiciera estaría en el final del programa y yo siempre podría salvar su pobre desempeño a través de mi “cierre de cortina”.

Bueno, el recital marchaba sin dificultad. Los estudiantes habían estado practicando y se notaba. Entonces Robby apareció en escena. Sus ropas estaban arrugadas y su cabello lucía como si le hubiera pasado un batidor de huevos por encima. “¿Por qué no se había vestido elegantemente como los otros estudiantes?” Pensé. “¿Por qué su madre, al menos, no lo hizo peinar su cabellos para esta noche especial?”

Robby extrajo el banco del piano y comenzó. Yo estaba sorprendido cuando anunció que había elegido el Concierto #21 en C Mayor de Mozart. Yo no estaba preparada para lo que escuché a continuación. Sus dedos eran suaves sobre las teclas, ellos incluso bailaban ágilmente sobre el marfil. El fue de  pianissimo a fortissimo. De allegro a virtuoso. El suspendió acordes que Mozart demandó como que eran magníficos! Nunca había escuchado a Mozart tocado tan bien por alguien de  su edad. Luego de seis minutos y medio terminó en un gran cescendo y todos estaban de pie aplaudiendo salvajemente.

Abrumada y en llanto subí al escenario y puse mis brazos alrededor de Robby con alegría. “Nunca te he escuchado tocar así, Robby! ¿Cómo lo hiciste?” A través del micrófono Robby explicó: “Bueno, Miss Hondorf… ¿Recuerda que le dije que mi mamá estaba enferma? Bueno, de hecho ella tenía cáncer y falleció esta mañana. Y bueno…ella nació sorda así que esta noche fue la primera vez que me escuchó tocar. Quería que fuera especial!”

No había ni un ojo seco en la casa esa tarde. Mientras que la gente del Servicio Social conducía a Robby desde el escenario para ser puesto en cuidado adoptivo, noté que aún sus ojos estaban colorados e hinchados y pensé para mi misma cuanto más rica mi vida había sido por tomar a Robby como mi alumno.

 No, nunca he tenido un prodigio pero esa noche yo me volví un prodigio… el de Robby. El fue el maestro y fui la alumna. Porque fue él que me enseñó el significado de la perseverancia, del amor y de creer en mi misma y tal vez aún en arriesgarme con alguien y no saber por qué.

Robby fue muerto en el absurdo bombardeo en el Alfred P. Murrah Federal Building in Oklahoma City en abril de 1995.

Considera esto – si todo lo que pudieras ver fuera un océano y la gente, los lugares, las cosas, el espacio, el planeta, las estrellas, etc. fueran, simplemente, gotas de agua en ese océano, entenderías mejor cómo el Creador puede estar en y alrededor de todo, eso es… Las formas son simplemente imaginarias, nosotros lo llamamos conciencia!

¡Nosotros podemos hacer una diferencia!. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s