¿CÓMO PUEDO APLICAR LA BIODESCODIFICACIÓN EN MÍ?

Publicado por Elizabeth Romero Sánchez para Fb

https://www.facebook.com/ElizabethRomeroS

¿CÓMO PUEDO APLICAR LA BIODESCODIFICACIÓN EN MÍ?
Si bien la metodología de la Biodescodificación es algo compleja, es una gran noticia saber que nosotros mismos podernos aplicarla para nuestro bien.
La Biodescodificación no es un diccionario de significados no. La biodescodificación es un proceso, a veces largo, al que deberemos estar dispuestos a ingresar y dispuestos, sobre todo, a mantener a lo largo de nuestra vida. Es un cambio de mentalidad, es un cambio de actitudes, es un cambio de creencias y de costumbres.
Una gran mayoría de la población desconoce siquiera su existencia, otro gran porcentaje de la población se ríe de ella, pero finalmente lo único importante, es que es la mejor forma de sanarse uno mismo y para muestra, la enorme cantidad de seguidores y practicantes que la han comprobado.
Empecemos pues con esta pequeña zambullida al conocimiento práctico de la biodescodificación. Las personas que desean conocer más sobre las bases científicas de la misma, seguramente se darán el tiempo para investigar más, leer más o estudiarla. Eso ya depende de cada uno.
Pues bien, empecemos por explicar que las enfermedades no existen.
Calma, que voy a continuar.
Lo que la mayoría de las personas conocemos como enfermedades, resultan ser más bien síntomas.
Y la única función del síntoma, es decirnos que algo hemos procesado mal en nuestra vida, que nos hemos equivocado en algo, que no hemos sabido superar algo, etc.
Es una creencia limitante autonombrarnos “enfermos”.
Crecemos creyendo y pensando que tendremos diabetes, porque en la familia todos son diabéticos.
Crecemos creyendo que moriremos de un infarto porque el padre y el abuelo han muerto de infarto.
Crecemos creyendo que somos obesos, porque la madre y la abuela lo son.
Crecemos creyendo que si fumamos nos da cáncer de pulmón.
Crecemos creyendo que si me dio gripa es porque tomé una bebida fría o me mojé.
Y el primer paso que deberemos dar para utilizar la biodescodificación en nosotros, es dejar de lado estas y otras tantas creencias que nos han impuesto por generaciones y generaciones.
Una vez que hemos dejado de creer y pensar que algo ajenos a nosotros puede enfermarnos, tendremos la base principal de la sanación y es ahí cuando comienza la gran aventura de la biodescodificación. Porque sin esa basura mental, seremos totalmente capaces de razonar.
Cuando yo presento un síntoma, sea cual sea, deberé regalarme unos minutos para pensar, recordar y analizar qué sucedió en mi vida justo antes de presentarlo, de tal manera que yo haga un razonamiento como el ejemplo que sigue:
Hombre 28 años.
Síntoma: Bronquitis y Fiebre durante 4 días.
¿Qué debe analizar?
Primero, la fecha en que comenzó el síntoma, las molestias: Lunes 15 de mayo
Bien, ya tenemos clara la fecha, ahora prosigamos con inteligencia y repasemos lo que hayamos vivido desde 7 días antes:
El hombre dice:
“- El lunes 8 de mayo yo estaba bien, fui a trabajar normal y no paso nada extraordinario.
– El martes 9 de mayo me desperté tarde y llegue tarde al trabajo, mi jefe me regañó y me quitó mi hora de comida.
– El miércoles 10 de mayo, salimos a comer con mi familia por ser el día de la madre, comimos a gusto, reímos y me desvelé un poco, todavía me quedé viendo la televisión un rato.
– El jueves 11 de mayo, fue un día cansado, aburrido y por la tarde fui con unos amigos a tomar unas cervezas.
– El viernes 12 de mayo mi novia pasó a recogerme a la salida del trabajo y fuimos al cine y a cenar, ella estaba molesta porque demoré en salir más de media hora y ya estaba desesperada.
– El sábado 13 de mayo, me levanté tarde, me quedé a dormir anoche en casa de mi novia y la pasamos muy bien, a medio día fuimos a comer y pasamos a visitar a sus papás, su padre me preguntó que para cuando nos casaríamos, siempre me ataca con ese tema, ya me está hartando.
– El domingo 14 de mayo fui a comer a casa de la abuela, es una reunión tediosa porque es todos los domingos, siempre están mis tíos, mis primos, mis padres, mis hermanos, es la locura, todos hablan de todo, me vuelven loco, hubiera preferido quedarme a ver el futbol en mi casa, pero mi mamá siempre me dice que la familia es primero.
Todo normal! No pasó nada extraordinario, no entiendo por qué me dio bronquitis….”
¿Ahora bien, ya tenemos un análisis de las situaciones vividas días antes del síntoma cierto?
Y es aquí, justo en este momento, en que el significado de la bronquitis hay que revisar:
Bronquitis: “Ira por algo que no dije, molestia, irritación por algo que me dijeron o que dijeron de mi”.
Y las pregunta obligadas:
¿Qué no dije previo al síntoma en esos días previos?
¿Qué emoción no fui capaz de expresar en voz alta?
¿Qué emoción o emociones me guardé?
Y tenemos varias opciones:
– “Mi jefe me regañó, no dije nada, capaz que me corre”.
– “Mi novia se desespera por esperarme media hora más y no digo nada, capaz que se hace el pleito grande”.
– “Mi suegro me vuelve a preguntar que para cuándo la boda, por respeto no le digo que ya me hartó, que preferiría dejar a su hija que casarme, viejo loco, ya no lo soporto”.
– “Mi mamá me obliga a ir a la comida de los domingos y por eso siempre voy”.
¿Cual de todas las emociones negativas vividas en esos días previos fue capaz de provocarme bronquitis y fiebre?
Respuesta: Todas pueden serlo.
Estará en mí “sentir” cual de todas ellas me “llega” más.
Cual de todos estos acontecimientos me provoca enojo o ira real e intensa.
Y aquí es en donde entra la “magia” de la Biodescodificación, porque en cuanto el subconsciente detecta la emoción y la circunstancia que nos provocó el síntoma, éste desaparece o bien, comienza a desaparecer.
Entonces, si la bronquitis me iba a durar una semana o más, tal vez me dure sólo 2 o 3 días.
Por supuesto, que hay todo tipo de síntomas y no en todos los casos las emociones son de uno mismo, muchas veces las heredamos de familiares, las repetimos y esos temas ya son más complicados pues requieren un estudio del árbol genealógico, y del proyecto sentido que nos haya impreso nuestra madre ó padre al concebirnos.
Cuando el síntoma es grave, entonces deberemos regresarnos de un año a 6 meses antes de haber sido diagnosticados, y deberemos buscar un drama en realidad fuerte. Una situación emocional que realmente nos haya hecho sentir “destruidos”, incapaces de soportarlo, o sobrellevarlo.
Y claro está, una situación en la que no hayamos podido expresar en voz alta lo que en realidad sentíamos.
Por ejemplo:
Mujer con cáncer de hígado de 56 años.
Diagnosticada en marzo de 2002
Recuerden, nos deberemos regresar un año:
La mujer narra:
– Marzo de 2001, todo estaba normal, mi marido trabajando, mis hijos en la universidad, todo normal.
– Abril de 2001, mi hijo falla en su examen de manejo y debemos pagar nuevamente el curso completo.
– Mayo del 2001, mi esposo decide jubilarse, comenzamos a salir más y a convivir más tiempo.
– Junio del 2001, mi hija nos presenta a su novio, se ve buen muchacho, todo sigue bien.
– Julio del 2001, mi hermana me avisa que su esposo la engañó y que van a divorciarse, me duele.
– Agosto del 2001, descubrimos que la muchacha de la limpieza robaba las joyas de mi hija, la corrimos.
– Septiembre del 2001, mi esposo, decide remodelar el baño y la cochera, hay mucho polvo en la casa y creo que eso me hará daño.
– Octubre de 2001, Mi hija se fue de la casa, dejó la escuela, huyó con el novio, bueno para nada, infeliz, no terminaron de estudiar, seguramente está embarazada, no se ha comunicado.
– Noviembre de 2001, Muere mi madre, qué dolor tan grande, lloro todo el día, la extraño, mi madre, no puedo vivir sin ella.
– Diciembre de 2001, Mi hija se comunicó, dice que ya no regresará, que no está embarazada y que ama a su novio, que la están pasando mal y que viven en un cuartito de azotea, que su novio está buscando trabajo.
– Enero de 2002, Año nuevo, sin mi hija, la segunda semana atropellaron al perro, mi hijo está destrozado, me duele verlo sufrir así.
– Febrero de 2002, Por fin terminaron de remodelar, todo está tranquilo.
-Marzo de 2002, me detectan cáncer de hígado.
Todo normal! No pasó nada extraordinario, no entiendo por qué me dio cáncer de hígado….”
¿Ahora bien, ya tenemos un análisis de las situaciones vividas días antes del síntoma cierto?
Y es aquí, justo en este momento, en que el significado del cáncer de hígado hay que revisar:
Cáncer de Hígado: “Alguien se muere de hambre en la familia, yo muero de hambre, temor a morir de hambre”.
Y las pregunta obligadas:
¿Qué conflicto emocional relacionado con hambre o morir de hambre viví en los meses previos?
¿Qué emoción no fui capaz de expresar en voz alta?
¿Qué emoción o emociones me guardé?
Y como la biodescodificación es concreta, no hay más que 1 respuesta:
– “Mi hija se fue con un estudiante desempleado y seguro morirá de hambre”.
No es la falla del hijo ni los gastos por el nuevo curso de manejo.
No fue el polvo de la remodelación.
No fue la muerte de la madre
No fue la muerte del perro.
No fue el dolor de su hijo.
No fue la hermana que se divorcia.
La huída de la hija con ese novio provocó gran dolor en la madre, que como proveedora y protectora sufre de un miedo atroz a que su hija muera de hambre, y le duele saber que nunca regresará. Es un momento impactante, ella intenta mantenerse cuerda, coherente, segura, firme, y se calla su miedo. El esposo expresa que allá la hija y sus decisiones, que deberán respetarla, por lo tanto, esta mujer jamás expresa en voz alta el terror emocional que está viviendo por la decisión de su hija, y es cuando desarrolla el cáncer.
Una vez detectada la causa, la mujer, a solas, grita y expresa su dolor, maldice a su hija por su decisión, grita lo mucho que odia al novio y llora a mares expresando lo mucho que le duele el que su hija se haya ido así, por fin expresa lo que durante meses calló, El cáncer automáticamente detiene su avance, la mujer ha hecho consciente y liberado su dolor y los tratamientos se vuelven altamente efectivos y el período de recuperación mucho más corto.
Seguramente con estos dos ejemplos, podrán comprender aún más cómo funciona la biodescodificación, pronto seguiremos platicando del tema.
Akasha Sanación Integral – Elizabeth Romero Sánchez

10952583_866450626748381_3650844330825609483_n

¿QUIERES “VER” TUS EMOCIONES?

Propuesta que les llega con la intención de que logren la SANACIÓN y el equilibrio de Vida que se llama BIENESTAR

Serie de Vídeo Clip`s explicando lo que se puede a través de la tecnología actual de Bio Well con el método KIRLIAN DIGITAL que aplico en consulta. (Es únicamente presencial en Mar del Plata)

Contacto: Fb – Thom Siklosi / Wsp – 223 5903587 

Abrazo de Luz !!! Thom

SI LAS MUJERES ENTENDIERAN

Sublime y cierto… Diría que es la expresión de una de las CLAVES para convertir una relación de cualquier tipo, en la perfecta COMPLEMENTACIÓN de lo femenino + lo masculino – Se llama en mi idea, SENSIBILIDAD que a su ves se manifiesta como TERNURA !!!
Gracias por compartirlo Romina!
Abrazo de Luz!!!
……………………………………..
 
Romina García – En Facebook
SI LAS MUJERES ENTENDIERAN
Si las mujeres entendieran… que los hombres también tienen miedos, pero sin tanto permiso para mostrarlos. Que hay emoción en el ruido de un motor o en el grito de un gol. Que valoran mucho más el exceso de sonrisas que tres kilos menos. Lo abrumador de ser el sostén económico de una familia. Lo que es tener que ser valiente, poderoso y exitoso a toda hora.
 
Lo molestas que son las comparaciones con “el marido/novio de”. La necesidad que tienen de un abrazo que no siempre saben pedir. Lo difícil que es comprender lo que nunca se les ha enseñado. Las lágrimas que no se animan a llorar. El poder que como mujeres tenemos sobre ellos. Que ellos también pasan noches sin dormir.
 
Que necesitan silencio, como nosotras charla. Que no andan por la vida pensando en cómo lastimarnos. Que son más débiles de lo que su altura y músculos dirían. Que sacar lo mejor o peor de ellos está en nuestras manos. Que piensan y razonan diferente. Que sienten muy parecido. Que demuestran sentimientos como pueden o como aprendieron.
 
Si las mujeres entendiésemos todo esto, si lográsemos mirar más allá de algunos olvidos, si nos diéramos cuenta de que no hay todos o ninguno, si pudiésemos sentir que para ellos la mejor demostración de amor es habernos elegido, si las mujeres bajáramos un poquito la guardia, los reproches y tantos reclamos, si pudiéramos incrementar las sonrisas, los brindis y la picardía y si los dejáramos hacer sin tanto mandato ni expectativa, comprenderíamos que somos lo que le da sentido a sus vidas.
 
Como mujeres, novias, madres, hijas, hermanas o amigas. Al final del día, donde se acaban las bromas, donde no hay público ni formas, donde solo queda un hombre y sus latidos, ahí estamos nosotras… con el que cada una eligió
30710006_1947080758676339_7738213740792774656_n

Terapias Energéticas Bio Well – Kirlian Digital – Taller en Salta, Argentina.

De viaje a la Provincia de SALTA en Argentina, tuve oportunidad de aportar experiencia en la utilización del método Bio Well a mis colegas y comparto una muestra del resultado, por demás ameno y satisfactorio!

Abrazo de Luz 

Thom Siklosi 

……………………………………………..

Exitosa transmisión de conocimientos del manejo de Bio Well, sus dispositivos y accesorios a mis colegas Terapeutas de la Ciudad de Salta en el Centro de Estética de la Dra. Gloria Farfan, Bioterapeuta, Alejandra Farfan, Terapeuta Corporal y la presencia de la Anestesista Susana Molina de Jujuy y del Licenciado en Osteopatía, Kinesiología, Mauricio Ontiveros
Un grupo de calificados Terapeutas dedicados a diversas disciplinas que me invitaron para ampliar los conocimientos, desde mi humilde experiencia, sobre la aplicación, usos, posibilidades del método científico creado y desarrollado por el Dr. Korotkov de Rusia.
Agradecido por su recibimiento, atención y todo lo compartido con un grupo humano excepcional de profesionales!
Los experimentos de medición Antes/Después de las terapias, consumo de Agua Estructurada y las indicaciones desde los más pequeños detalles a tener en cuenta, a la hora de tomar las lecturas en los pacientes, constituyeron un ameno y productivo Taller durante 2 días.
Todo esto en un entorno realmente hermoso y armonioso como es el Centro de Estética de la Cosmiatra Esteticista Gloria Farfan que recomiendo con placer !

https://www.facebook.com/terapeutaholisitico/

 

EL FAMOSO MENSAJE DE CAMBIO

EL FAMOSO MENSAJE DE CAMBIO

Híjole, pareciera sin duda que cada que tengo un tiempo libre y me da tiempo de mirar a mi alrededor descubro cosas nuevas. Navegando por las redes sociales y por internet, es cada vez más intenso y repetitivo el mensaje de: La humanidad debe cambiar, ya no hay tiempo, ya es muy tarde, etc.

Lo contrario a lo que uno ve y escucha en la radio o la televisión, donde el mensaje es todo está bien, tú estás bien, tú diviértete, tú compra, tú estarás mejor si tomas esto, si comes aquello o si disfrutas de lo otro. Tú olvídate y laméntate porque un loco mató por allá, aquellos países se están peleando, ese político va ganando o tal autoridad fue detenida.
Sales a la calle, y lo que ves es gente corriendo, con prisa, con cara de enojo, de angustia, de aburrimiento, de desilusión. Caras largas. Personas atendiendo sus negocios con cara de “cómprame por favor”, mientras otras tantas con más poder económico tan sólo parecieran flotar en una nave de “qué bien me veo”, qué bien va mi día.

En todo este campo de observación, no faltan los buenos detalles por supuesto.
Aquella pareja de jovencitos enamorados dándose besos y jugueteando por la vida, con todas las esperanzas encima, con sueños e ilusiones para luego pasar a ver a los niños, siempre sonriendo, siempre jugueteando, siempre preguntando. Y qué tal ese grupo de estudiantes que recién salió de su escuela y van por la calle bromeando unos con otros, todos sudados y riendo a pulmón abierto.

¿En qué momento aquellos niños dejaron de sonreír, de enamorarse, de pensar sólo en el hoy y en el ahora?
¿En qué momento, esa pareja de jovencitos comenzó a vivir decepciones, traiciones, y perdió la esperanza de que sería fácil la vida?

Todos como sociedad quisiéramos un mundo diferente, más tranquilo, más equilibrado, más feliz pero ¿qué tan dispuestos estamos a cambiar algo siquiera en nosotros?
Criticamos todo y a todos, en eso somos expertos.
Juzgamos, nos burlamos, con el pretexto claro de: “mi opinión al respecto es tal o cual”.

¿Quién nos dijo que tenemos que opinar de todo?
Juzgamos a nuestros hermanos, a nuestros padres, al policía de la esquina y a la actriz que están entrevistando.
Opinamos del clima, de la economía, del político y del youtuber.
¿Alguna vez opinamos de nosotros mismos?
¿Alguna vez aceptamos que no somos perfectos sin pregonarlo como letanía populista?

“Si , sé que no soy perfecto o perfecta pero todos los días trabajo en ello”.
Sí claro!

Estamos bien puestos para mirar los defectos de los demás, pero cerrados a ver que ya desde nuestra dinámica familiar algo no cuadra.

Queremos un cambio sí, todos lo queremos y también queremos que baje el precio de la gasolina.
Queremos que la vida sea más tranquila y sin tantos coches en la calle, pero no vemos que somos un coche más en la misma calle.

Desde aquí ya podemos tener claro que “cambiar” es algo necesario para que “algo bueno” nos suceda, como humanidad sí, pero también como seres humanos individuales.
Cambiar no es fácil, para nada lo es.
El ser humano es un ser de hábitos, de costumbres, de rutinas y mucho del tiempo en nuestras vidas asumimos que somos así como ya somos y que el mundo debe aceptarnos tal cual.
Ni siquiera imaginamos la posibilidad de ser nosotros los que estamos mal en algún aspecto y si acaso lo reconocemos, tampoco hacemos nada.

Algunos somos bromistas, otros somos optimistas, otros más somos explosivos y unos cuantos más somos tranquilos. Por allá están los enojones, viviendo junto a los pacientes, enfrente viven los dramáticos, que se han casado con los ansiosos.
Pero el mensaje de un cambio en la humanidad, va todavía más allá.
Porque yo puedo con tiempo y práctica, pasar de ser envidiosa a ser compartida.
Yo puedo pasar de ser escandaloso a ser discreto si me lo propongo.
Pero si yo soy un político corrupto ¿puedo dejar de robar tan sólo porque hoy amanecí con esperanza de cambio?
¿Y qué tal si yo soy un abogado que roba o engaña a sus clientes porque todo mi linaje ha funcionado igual y yo no conozco otra manera de trabajar?
El asunto se complica porque poco a poco, ya no importa si tú eres alegre y optimista cuando tu jefe te ignora o te exige más de lo que él mismo puede dar. Cuando tu vecina sale a media noche a dejar su bolsa de la basura a media calle pensando que nadie la ve. Cuando sabes que tu compañera de trabajo le coquetea al jefe pero es casada. Cuando sabes que tu esposo saca de su trabajo material de papelería porque nadie lo vigila.

A veces pensamos que eso no “cuenta” como ser malo.
Pensamos que ser malo es dedicarse a secuestrar y a matar personas.
Pensamos que ser malo es robar jovencitas y venderlas como mercancía.
Pensamos que ser malo es robar órganos o violar.

Y es por eso que la humanidad como equipo, no funciona bien. Porque vemos lo malo de los demás sin detenernos a ver lo malo en nosotros.
Justo ese es “el cambio” que la humanidad no ha realizado.

Todos queremos una vida en paz, llena de amor, con salud, felicidad y abundancia económica. Compartiendo con una familia armoniosa, leal, unida y bien comunicada, ¿pero qué hacemos para lograrlo?

Oye, un jovencito entró a tal escuela con una arma y mató a varios personas…y la otra persona te responde: sí, pero no fue aquí fue en otro país y eso no es mi asunto, qué pena están bien locos allá.

Oye, hay una marcha de campesinos en el centro de la ciudad, creo que están pidiendo pagos justos por sus cosechas…y la otra persona te responde: Con razón yo no podía avanzar entre el tráfico, malditos indios cómo les gusta venir a hacer escándalo, mejor que se regresen a su pueblo.
Ahhh pero queremos un mundo en paz y feliz.

Vemos las injusticias que cometen contra nosotros pero no vemos las injusticias que cometemos nosotros contra los demás.

¿De qué le sirve al hombre o mujer negra, al hombre o mujer latino ser una buena persona si vive en una sociedad que los desprecia por su color o su raza?
¿De qué le sirve al político honesto un ímpetu de justicia y equidad si cuando asciende al poder es sometido por un grupo de personas que lo obliga a robar y mentir, viviendo amenazado?
¿De qué le sirve al médico preocuparse por la salud del prójimo si es obligado a sólo otorgar consultas de 10 minutos porque debe cumplir con una cuota de pacientes al día?

Esos son los “cambios” que la humanidad no logra por más que trabajemos en nosotros mismos en un cambio individual. Por más que meditemos, oremos o nos rapemos y nos vayamos al Tibet a un retiro.
No nos hemos dado cuenta de que somos pequeñas células de un todo, de un cuerpo entero con vida llamado Tierra.
Pensamos, creemos, asumimos, que nosotros somos los importantes y los demás no tanto.

Los ladrones siguen robando por más amorosos esposos que sean o buenos padres o buenos hermanos.
Los secuestradores siguen secuestrando a pesar de ser un ejemplo de bondad con sus primos o vecinos.
Los violadores siguen violando aunque vayan a misa los domingos.
Los narcotraficantes siguen comerciando con su droga.
Los políticos siguen engañando.
Los capitalistas siguen abusando.

Es bonito no lo niego, permanecer en la burbuja rosa que cada uno forma a su alrededor. Es lindo pensar que yo estoy bien y con eso ya cuenta. Es agradable pensar que puedo opinar y juzgar porque tengo libre albedrío. Sí, es bien bonito creer que mi granito de arena cuenta.
El que yo no robe, no secuestre, no viole, no venda drogas o no engañe me hace buena persona.

Pero no he visto que cada que digo algo bonito a los demás, va seguido de una queja o burla.
No he visto que soy intolerante con mi vecina porque es una maldita vieja loca.
No acepto que la comunicación con mis padres o mis hermanos va de mal en peor.
No me he dado cuenta de que esos 10 minutos que llevo leyendo esto podría haberlos utilizado en abrazar a mis hijos o platicar con mi pareja.
Nos gusta distraernos para evadir que el mundo entero no está bien.
Nos gusta pensar que todo está bien porque eso nos invita a “no cambiar” y al final de cuentas, eso es muy cómodo.

De verdad que si se acaba el mundo en un mes o dura otros 10 millones de años más es lo de menos.
Porque en esencia y aunque lo neguemos, no todos los días y jamás las 24 horas somos buenas o aceptables personas.
Queremos la rebanada de tarta más grande.
Queremos el lugar de estacionamiento más cercano a la puerta.
Queremos que nuestros hijos lleguen primero.
Queremos encontrar la mejor oferta.
Queremos pagar menos aunque el que vende pierda.
Queremos que “alguien”, nos condone esa multa.
Queremos entrar primero a la tienda para “agarrar” los mejores productos.
Queremos que la señorita nos atienda rápido, no importa si no le responde la duda a la señora que llegó con una pregunta.

Siempre queremos “ganarle” al otro.

Somos buenas personas sí, porque no matamos y no secuestramos.

Hablamos de paz, de compasión, de ayudar al prójimo, de estar en plena conciencia, de aprender y de crecer. Hablamos de divertirnos, convivir con la familia y encontrar un amor verdadero. Ah! Pero siempre y cuando, sea el día y a la hora que “tengo tiempo” porque si me agarran con prisas no podré escucharlos, porque si ese semáforo no cambia de luz roja a verde en este preciso instante yo explotaré, porque si se me atraviesa un ciclista soy capaz de echarle el coche encima, y si mi hijo baja sus calificaciones éste mes me va a conocer.

Hablamos de justicia y honestidad para con nosotros, pero ¿cuándo nos damos el tiempo para calificar nuestra propia capacidad de ser justos y honestos?
Navegamos con bandera de buenas personas cuando en el fondo fallamos en infinidad de cosas y me incluyo porque soy parte del todo.

La semana pasada, salía yo del Walmart y justo ese día, en lugar de tomar un carrito metálico grande de los normales, tomé una canastilla de esas azules con rueditas que hay en la puerta por si comprarás sólo pocas cosas.
Terminé mi compra y salí de la tienda con la canastilla azul al estacionamiento…
En ese momento me detuve y pensé: “Elizabeth, no puedes sacar las canastillas de la tienda, acuérdate!”
Y lo segundo que hice fue regresar corriendo a la tienda para poner la canastilla en la puerta como corresponde a la vez que buscaba yo al policía que siempre está de pie recordándote que “no puedes sacar las canastillas”.
El policía estaba allí, sí, pero nunca me vio salir, nunca me vio sacar la canastilla. Qué raro.

Me acerco al mostrador de “paquetería”, justo porque allí están apiladas las canastillas. Coloco la canastilla mientras le digo en voz alta a la señorita de paquetería: “Ay qué pena ya me llevaba yo la canastilla no me di cuenta, perdón”.
Ella me volteó a ver con una cara entre “agradecida” y “sorprendida” y me dijo: “Ay si viera usted, el otro día una señora igual sacó la canastilla y el policía me ordenó seguirla y pedírsela de vuelta. Yo corrí para alcanzarla porque ya había salido del estacionamiento y estaba en la calle con la canastilla. Al pedírsela me la lanzó encima gritándome – ahí tiene usted su canastilla, vieja muerta de hambre, métasela por donde le quepa- y ahí vengo yo con la canastilla de vuelta a la tienda y a seguir trabajando”.

Esa historia me dejó sin palabras porque simplemente comprendí que como humanidad no podemos seguir así. Me sentí mal por esa señorita empleada de la tienda. Me sentí mal por la señora que le gritó a la empleada, me sentí mal porque pareciera que mi pequeña devolución de la canastilla fuera algo “raro”.

Y es la verdad.
Tratamos bien a nuestros hijos, pero le cerramos la puerta al vendedor. Le hablamos bonito a nuestra pareja pero le gritoneamos al que cuida los coches en la calle. Damos la limosna a la viejita, pero nos metemos en la fila de coches para adelantar un lugar. Somos amables con nuestra mejor amiga o amigo pero ofendemos al vecino o ignoramos a la autoridad. Somos buenos padres, pero engañamos a nuestra esposa con la secretaria. Somos buenas madres, pero preferimos que los niños no hagan ruido y en lugar de jugar con ellos les damos un celular con una linda app de juegos.

¿De qué se trata?

Hay que cambiar sí, porque éste mundo que le estamos dejando a nuestros hijos debe ser agradable, seguro, lindo de vivir.
Que no matemos está súper.
Que no robemos está genial.
Pero que seamos mejores personas cada segundo desde dentro del corazón, será lo más importante, porque haremos que esos niños que ríen y sonríen sigan haciéndolo durante toda su vida y lleguen a ser jefes justos o políticos honestos. Porque haremos que aquel par de jovencitos enamorados sepan que el amor, la fidelidad y la lealtad sí existen y que pueden confiar siempre el uno en el otro. Porque en la medida en que dejemos de “juzgar” disfrazado de “opinar”, veremos los errores propios.
Cambiar desde el alma no como “idealistas”, no. Sino siendo más realistas que nunca jamás. Más objetivos. Equilibrados.

Cambiar por nosotros mismos y también por los demás, por todos.
Todos como células de un solo cuerpo. Sin nacionalidad, sin “mi” equipo favorito, sin “mi” banda o sin “mi” barrio.
Haciendo de todos nosotros células más sanas fortaleciendo un cuerpo sano. Tomando conciencia, antes de hablar u opinar, preguntándonos qué está mal en mí, qué puedo cambiar y mejorar hoy en mí , que hago mal o qué pienso mal.

Así las cosas…

Akasha Sanación Integral
Elizabeth Romero Sánchez y Edgar Romero Franco.